LA PERIODONCIA, EL TRATAMIENTO QUE SALVA VIDAS

Las bacterias de la gingivitis y la periodontitis incrementan el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Una buena salud dental puede salvarte la vida.

Son varios los estudios que relacionan el sangrado de encías con los problemas cardiovasculares. Uno de los más exhaustivos fue publicado el año pasado de forma conjunta por la Federación Europea de Periodoncia (EFP) y la Federación Mundial del Corazón (WHF) en las revistas científicas Journal of Clinical Periodontology y Global Heart. Bajo el título de Periodontitis and cardiovascular disease: Consensus report, el informe verifica la unión que existe entre la periodontitis grave y los riesgos de sufrir infartos de miocardio y derrames cerebrales.

El infarto es la primera causa de muerte en España con, aproximadamente, un tercio del total de los decesos. Y según los datos de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) en nuestro país el 59,8% de los adultos de entre 35 y 44 años sufre gingivitis y el 25,4% periodontitis. Pero la situación empeora en las personas de 65 a 74 años con un 51,6% con gingivitis y un 38% con periodontitis. Por ello, es necesario concienciar a la ciudadanía sobre la necesidad de cuidar sus dientes para proteger su salud cardiovascular.

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es la primera fase de la periodontitis. Provoca irritación, inflamación y enrojecimiento en las encías, las cuales tienden a sangrar fácilmente durante el cepillado. A pesar de que suele tener un carácter leve, es necesario tratarla rápidamente para revertir el deterioro que provoca, ya que de lo contrario progresará hasta convertirse en periodontitis.

La principal causa de gingivitis es una deficiente higiene bucal, lo que lleva a la acumulación de placa bacteriana en los dientes y la calcificación después de esta para formar lo que llamamos sarro o placa dental.

Tipos de gingivitis:

  • Aguda: Es la más común y produce hinchazón y sangrado de las encías.
  • Descamativa: Se distingue al adquirir la encía un color más rosado de lo habitual. El paciente experimenta un sangrado abundante, dolor y una alta sensibilidad dental al frío y al calor.
  • Ulcerosa: Las encías tienen un color rojizo oscuro y se generan úlceras entre los dientes. También puede conllevar fiebre, dolor y cansancio.
  • No bacteriana: Los cepillados muy fuertes (puede ir acompañada por una recesión acusada de encías en la parte donde más se cepilla el paciente), periodos largos de estrés o los procesos hormonales durante el embarazo pueden provocar gingivitis sin que exista una alta tasa de placa bacteriana en la boca.

¿Qué es la periodontitis?

Si no se ofrece un tratamiento a la gingivitis, esta se agrava en periodontitis: una infección irreversible de la encía que deteriora los tejidos blandos y el hueso que sostiene el diente, ocasionando finalmente la pérdida de la pieza. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta enfermedad afecta al 10% de la población mundial.

Los síntomas más comunes son:

  • Mal aliento (halitosis).
  • Dolor al masticar.
  • Sangrado abundante al cepillarse los dientes.
  • Encías inflamadas, enrojecidas y con dolor al tacto.
  • Encías retraídas, lo que provoca sensibilidad dental.
  • Dientes flojos, con sensación de movimiento.

Tipos de periodontitis:

  • Crónica: Es la más leve y a la vez la más extendida entre la población. El deterioro dental que provoca avanza lentamente en el tiempo y puede ser revertido y contenido si es tratado por un dentista. Se manifiesta desde los 35-40 años.
  • Precoz o rápida: Como su propio nombre indica, es una dolencia que ocasiona una rápida pérdida del tejido periodontal. Tiene un marcado factor genético, por lo que si algún familiar ha sufrido esta enfermedad comunícaselo a tu odontólogo lo antes posible. El inicio se manifiesta en personas jóvenes de 18 a 35 años.
  • Necrosante: Suele darse en personas con el sistema inmune debilitado por ser enfermos de VIH, por tratamientos contra el cáncer o por desnutrición. Los músculos de las encías, los ligamentos y el hueso se destruyen velozmente por la falta de suministro de sangre (necrosis).

¿Por qué puede provocar un infarto la periodontitis?

Las bacterias que atacan las encías no solamente se radican en la boca, sino que gracias al daño que producen pueden entrar en el torrente sanguíneo y viajar por el cuerpo. Así, la bacteria Porphyromona gingivalis, responsable de las periodontitis, se ha encontrado en muchos análisis dentro de las placas de ateroma, es decir, las lesiones arteriales por altos niveles de colesterol.

Su circulación por la sangre hace que estas bacterias inflamatorias se alojen en otras partes del organismo, desencadenando la movilización de ateromas y provocando con ello obstrucciones coronarias que aumentan el riesgo de infartos de miocardio, ictus o anginas de pecho.

La Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology) ha considerado a la periodontitis como un factor de riesgo de mortalidad y que debe ser tenida muy en cuenta a la hora de prevenir y tratar enfermedades cardiovasculares.

Además, se ha demostrado que la periodontitis también mantiene una relación bidireccional con la diabetes, ya que la respuesta inflamatoria que ocasionan las infecciones periodontales se asocia con el desarrollo de la resistencia a la insulina. Al mismo tiempo, un mal control diabético agranda hasta en un 50% las posibilidades de padecer periodontitis y perder piezas dentales.

Prevención, el mejor remedio

La mejor solución para evitar la gingivitis o la periodontitis es la prevención. Y solo se consigue con una correcta higiene bucal diaria. Incluso ahora que llegan las vacaciones, tiempo en el que todo el mundo suele relajarse y olvidarse de las rutinas… ¡hasta de cepillarse los dientes!

No olvides este verano:

  • Mantener una dieta sana y equilibrada.
    Cepillarte los dientes, como mínimo, dos veces al día de forma suave y en detalle, de arriba abajo y de atrás hacia delante. Mejor dos de calidad que más cepillados y sin profundizar.
  • Utilizar el hilo dental y los cepillos interproximales para remover los restos de comida en las zonas interdentales.
  • Realizar enjuagues bucales regularmente.
  • Dejar el tabaco.
  • Acudir a Clínica Pedroche, como mínimo, dos veces al año para que juntos diseñemos tu plan de tratamiento para mejorar la salud de tus dientes. Esto último es vital si quieres cuidarte, ya que cada persona es un mundo y hay que analizar diversos factores para ver cuál es el mejor para ti.

En caso de sufrir ya de gingivitis o periodontitis, visita de forma urgente nuestras instalaciones para que valoremos el estado de tu dentadura. Nuestro equipo de profesionales te realizará un estudio periodontal para medir la profundidad del sarro alojado en las encías y un análisis microbiológico para conocer cuáles son las bacterias que están dañando tu boca.

Existe un test que identifica las principales bacterias que son responsables de la periodontitis. Con esta rápida prueba PCR podemos dar tratamiento y seguimiento a la enfermedad periodontal.

Permite también al periodoncista evaluar correctamente y evitar el fracaso en un tratamiento de implantes (periimplantitis). Conocer la carga bacteriana presente en los surcos dentales ayuda a utilizar los antibióticos de una forma adecuada y minimizando su uso.

Los 5 patógenos más nocivos son:

  • Actinobacillus actinomycetemcomitans (Aa).
  • Porphyromonas gingivalis (Pg).
  • Prevotella intermedia (Pi).
  • Tannerella forsythensis (Tf).
  • Treponema denticola (Td).

Tras ello, te ofreceremos tratamientos mínimamente invasivos y técnicas innovadoras para limpiar a fondo el sarro y las bacterias acumuladas alrededor de los dientes y evitar daños al hueso circundante.

Recuerda: Llevar una correcta higiene bucal puede salvarte la vida. ¡Tus dientes son más importantes de lo que crees!

SALUD BUCAL | julio 2021

Salud Dental | octubre 2021

¿Qué es tener una buena oclusión o una buena mordida? Descubre cómo es la tuya.

Por si no lo conocías, existen las oclusiones correctas y las oclusiones incorrectas. La mordida, además de ofrecer una bonita sonrisa, influye en el desarrollo de la dentadura, su desgaste y, por supuesto, en cómo comemos y digerimos los alimentos. Por ello, la maloclusión es un problema tan importante que la OMS la ha catalogado como la tercera afección bucodental a nivel mundial, solo por detrás de la caries y la gingivitis.
Salud Dental | octubre 2021

El dedo gordo del pie está conectado con la lengua

El cuerpo humano es una máquina perfecta. A día de hoy, incluso después de miles de estudios e investigaciones, sigue sorprendiéndonos. Una de esas características tan especiales de nuestra anatomía es la unión que poseen todos los órganos, huesos, músculos y tejidos. Todos están conectados entre sí de alguna manera.
testimonios | octubre 2021

Ortodoncia, muelas del juicio y ATM: cuando eres padre, madre y estás buscando respuestas a la salud de tus hijos.

Nos reunimos con nuestra paciente Pilar en El Retiro, en Madrid, para charlar acerca de la relación de confianza de muchos años como paciente, y como madre preocupada por la salud de sus hijos. Ella buscaba respuestas a lo que le pasaba a su hija y nos encontró.