Diabetes y enfermedades periodontales, una amistad peligrosa

Ya son muchos los estudios que en los últimos años han dejado constancia de la relación simbiótica que la diabetes mellitus tiene con las enfermedades periodontales.  Una unión que además se torna bidireccional. Es decir, no solo la diabetes aumenta el riesgo de sufrir afecciones bucodentales, sino que éstas perjudican el control de la glucemia a los diabéticos.

¿Qué es la diabetes?

Seguramente ya la conocerás, pero veámosla un poco más a fondo. La diabetes mellitus es una enfermedad endocrina que genera unos altos niveles de glucosa (azúcar) en sangre. Esta glucosa proviene de los alimentos que se consumen, principalmente galletas, bollería, refrescos azucarados, zumos, alimentos precocinados…

 Puede ser clasificada en dos categorías: 

  • Diabetes mellitus insulino-dependiente o tipo I. El cuerpo no produce insulina. Está causada normalmente por la destrucción autoinmune de células beta de los islotes del páncreas. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa penetre en las células y les suministre energía. Es la menos común y representa el 5-10% de los casos.
  • Diabetes mellitus no-insulino dependiente o tipo II. El cuerpo o no produce insulina o no la usa de forma adecuada. Por ello, la glucosa permanece en la sangre causando graves problemas en los órganos. Supone el 85-95% de los pacientes diabéticos, los cuales, en su mayoría, presentan cuadros de obesidad.

Consecuencias de la diabetes:

  • Ceguera (retinopatía diabética).
  •  Úlceras en los pies y problemas de articulaciones (neuropatía periférica).
  • Insuficiencia renal (nefropatía).
  • Hipertensión.
  • Mayor riesgo de infarto.
  • Mayor riesgo de infarto cerebrovascular.
  • Arterioesclerosis o endurecimiento de las arterias.
  • Enfermedades psicológicas como estrés o depresión al ser una dolencia crónica y dependiente.

¿Qué son las enfermedades periodontales?

Son patologías que afectan al periodonto, los tejidos que sostienen los dientes. Están provocadas por bacterias y microorganismos patógenos como resultado, sobre todo, de malas prácticas de higiene oral y una dieta deficiente con una alta concentración de sacarosa, lactosa y almidones.

Podríamos dividir las enfermedades periodontales en dos grandes grados. El primero es la gingivitis, cuando las encías se inflaman y sangran. Es una afección corregible, pero si no se trata y se mantiene a lo largo del tiempo progresa hasta convertirse en periodontitis.

La periodontitis es la segunda etapa, una infección irreversible donde, además del sangrado, el dolor y la inflamación de la encía, se da una destrucción profunda de los tejidos que rodean al diente y el hueso alveolar.

Ese deterioro del contorno dental favorece la creación de lo que se denomina bolsa periodontal, un espacio debajo de la encía en el que se acumulan las bacterias y que termina ocasionando finalmente la pérdida del diente.

Consecuencias de las enfermedades periodontales:

  • Pérdida de piezas dentales.
  • Mal aliento (halitosis).
  •  Dolor al masticar y al tacto.
  • Sensibilidad dental al frío, al calor y al dulce por la retracción de las encías.
  • Dientes flojos, con sensación de movimiento.

Debido al daño que producen, las bacterias pasan al torrente sanguíneo originando un mayor riesgo de sufrir:

  •  Enfermedades cardiovasculares.
  • Osteoporosis.
  •  Enfermedad renal crónica.
  • Parto prematuro en embarazadas.
  • Cáncer de páncreas.
  • Síndrome metabólico.
  • Artritis reumatoide.

¿Cómo afecta la diabetes a las enfermedades periodontales?

Ante el ataque de microorganismos, la diabetes provoca una respuesta inflamatoria más fuerte, al tiempo que también altera la capacidad de resolución de la hinchazón y la posterior reparación de los tejidos. 

Esto está generado por los receptores de la superficie celular ante la acumulación de los productos de glicosilación avanzada (que se producen como consecuencia de la hiperglucemia) y es por ello por lo que los diabéticos soportan un mayor deterioro en el periodonto. Y es que las personas con diabetes tienen cuatro veces más posibilidades de desarrollar periodontitis y, si no controlan correctamente sus niveles de insulina, la gravedad y la progresión de este trastorno será mayor. 

De la misma manera que con la periodontitis, se ha demostrado que las enfermedades bucodentales son más abundantes y evolucionan más rápido en los diabéticos, ante todo en aquellos con altos niveles de glucemia. Así, otras afecciones frecuentes que pueden padecer son:

  •  Caries.
  •  Candidiasis oral.
  •  Liquen plano.
  • Boca seca o xerostomía.
  • Agrandamiento de las glándulas salivales.
  • Disfunción salival.
  • Alteraciones en el gusto.

¿Cómo afectan las enfermedades periodontales a la diabetes mellitus?

Las inflamaciones crónicas bacterianas aumentan la resistencia a la insulina debido a la constante liberación de citoquinas, pequeñas proteínas que hacen de mediadoras entre el absceso y el sistema inmune para que cumpla su función. Por dicho motivo, podríamos resumir que cuanto más grave sea la periodontitis, más intolerancia a la insulina y, por ende, mayor peligro de diabetes.

Además, las enfermedades periodontales incrementan el riesgo de desarrollar alguna de las complicaciones asociadas a la diabetes mellitus. Por ejemplo, los diabéticos con periodontitis tienen cinco veces más posibilidades de contraer una enfermedad renal y tres veces más de sufrir una cardiopatía isquémica o una nefropatía diabética que los que mantienen una buena salud bucal. 

Recomendaciones para una buena higiene dental

Por todo lo anterior, queda constancia de que llevar una correcta higiene bucodental es fundamental para el manejo de la diabetes. Algo que aún muchos diabéticos desconocen.

Por eso, desde Clínica Pedroche queremos hacer hincapié en la importancia de cuidar de nuestras encías diariamente para mantenerlas sanas. Primero para no padecer diabetes en el futuro y, en caso de tener ya dicha enfermedad, minimizar sus patologías adyacentes.

  • Cepíllate los dientes, al menos, dos veces al día y siempre después de las comidas.
  • Utiliza el hilo dental o el cepillo interproximal a diario.
  • Realiza enjuagues bucales regularmente.
  •  Puedes hacer uso de pastas o enjuagues con antisépticos como el Cloruro de Cetilpiridinio (CPC) para inhibir la formación de placa bacteriana y reducir su acumulación.
  • Lleva una dieta equilibrada y rica en omega 3 y vitamina C.
  • Mantén tu glucosa sanguínea en niveles adecuados.
  • Olvídate del tabaco.
  • En caso de emplear dentadura postiza, extrema su higiene y asegúrate de que se ajusta bien y no te produce roces o laceraciones.
  • Realízate tú mismo revisiones periódicas de la boca y deja que cada seis meses uno de nuestros profesionales examine con detalle la salud de tus dientes.

En caso de presentar llagas, heridas, sangrado de encías, dolor o halitosis, pide cita en nuestra consulta de la Calle de Bustamante 45, 1ºG, de Madrid o llámanos al número de teléfono 915 27 29 16 para que podamos detectar de forma temprana cualquier tipo de enfermedad periodontal y proceder a tomar las soluciones oportunas a través de un plan de tratamiento personal e interdisciplinar.

Puede que la diabetes mellitus y las enfermedades periodontales cuenten con una estrecha relación bidireccional, pero recuerda que tú también mantienes otra mucho más fuerte con tus dientes. Cuida de ellos y ellos cuidarán de tu salud.

Los diabéticos tienen más riesgo de sufrir enfermedades bucodentales y, a su vez, estas fomentan el surgimiento de diabetes.

Salud Dental | octubre 2021

Salud Dental | noviembre 2021

Las ausencias dentales y la importancia de actuar rápido

Las ausencias dentales son alteraciones bucales que ocasionan graves consecuencias para la salud del paciente si no se solucionan a tiempo. Por norma general, asociamos esa falta de dientes a las personas mayores, pero puede darse a cualquier edad ya que está íntimamente relacionada con la presencia de caries, de enfermedades gingivales o periodontales, maloclusiones y algunas patologías congénitas. Antes de adentrarnos en sus secuelas y soluciones, en primer lugar deberíamos hacer una distinción entre la agenesia y el edentulismo. A pesar de que ambas dolencias suponen la falta de dientes, sus causas son diferentes.
Salud Dental | noviembre 2021

Roncar no es normal, ni en niños ni en adultos

Roncar no es normal y debe ser tratado siempre. El ronquido se define como un atragantamiento crónico leve. En sus fases más graves deriva en apnea del sueño o atragantamiento crónico grave. Es un trastorno que detiene súbitamente la respiración durante unos segundos para retomar la inhalación instantes después. Esta asfixia momentánea se repite durante todo el descanso con una media de 25-30 veces a lo largo de la noche y puede llegar incluso a ¡60 o 70!
Salud Dental | octubre 2021

Diabetes y enfermedades periodontales, una amistad peligrosa.

Ya son muchos los estudios que en los últimos años han dejado constancia de la relación simbiótica que la diabetes mellitus tiene con las enfermedades periodontales. Una unión que además se torna bidireccional. Es decir, no solo la diabetes aumenta el riesgo de sufrir afecciones bucodentales, sino que éstas perjudican el control de la glucemia a los diabéticos.