Ortodoncia Infantil

Resultados duraderos para la etapa adulta

En Clínica Pedroche somos pioneros en ortodoncia infantil. Desde la Odontología más moderna se apuesta por un tratamiento integral que tenga en cuenta múltiples factores que influyen en las maloclusiones de los niños.

La ortodoncia infantil es un tratamiento necesario para que el niño descomprima su cara y sus maxilares. Al descomprimirse, la boca y músculos faciales también lo hacen.

Con más de 20 años de experiencia en tratamientos de ortodoncia para niños, apostamos por un tratamiento único y duradero. Es el tratamiento que mantendrá su boca estable en la etapa adulta.

Preguntas frecuentes

  1. Los dientes de leche están apiñados o están alineados pero juntos.
    Esto es muy claro, va a necesitar expandir su paladar. Los dientes definitivos siempre son más grandes, por lo tanto en ambos casos, su paladar es pequeño para que los definitivos se formen.
  2. Las escleras (el blanco de los ojos) asoma por la parte inferior del ojo.
    Esto es un síntoma de respiración bucal, de cara comprimida. Pasa muy frecuentemente a la edad de 5-6 años que el niño empieza a tener una cara más alargada, con crecimiento más vertical.
  3. Ambos maxilares, superior e inferior no encajan. Cabe una moneda o más monedas cuando junta ambos maxilares.
    Hay un desequilibrio e inestabilidad que le afectará a toda su boca, cara y cuerpo.
  4. No puede juntar los labios.
    La apertura maxilar le impide que los labios estén en contacto. Y su respiración bucal es notable: labios agrietados, sueño poco reparador, apnea obstructiva del sueño, ronquidos nocturnos,…
  5. Problemas escondidos imposibles de detectar por los padres.
    Según la SEDO (Sociedad Española de Ortodoncia) , hay un factor que está infradiagnosticado a pesar de su gravedad, y es la Síndrome de la apnea obstructiva del sueño.
    Hay muchos más casos de niños que padecen este problema de los que figuran oficialmente, ya que muchos padres no son conscientes ni son capaces de interpretar las señales de alarma.
    Los niños que la sufren no solo roncan, sino que su desarrollo de los huesos de su boca y de su rostro, se ven perjudicados. Respirar mal hace que no descansen bien y provoca un rendimiento escolar más bajo. “Los expertos estiman que hasta 15 puntos. Son niños que suelen padecer déficit de atención”- dice la SEDO.

Entre los 3 y 5 años los niños tienen que visitar un ortodoncista para chequear cómo en su paladar,
cómo se han formado sus dientes de leche y cómo es su respiración, entre otros múltiples factores.

La odontología clásica recomendaba iniciar la ortodoncia cuando el niño ya tenía todos los dientes definitivos. La evidencia ha demostrado que es tarde.

Hay que iniciar una intervención entre los 5 y 7 años de edad. Si esperas más tiempo, hay consecuencias en su etapa de crecimiento:

  • Se alarga la maloclusión (la irregularidad de los maxilares) en toda su etapa de crecimiento.
  • La masticación y la deglución son deficientes, ya que dependen del equilibrio bucal.
  • Tu hijo no mejorará la respiración, con lo que su cara se verá más alargada.

Lo mejor es basarnos en datos de crecimiento infantil para explicarlo:

  • A los 2 años el 55% del crecimiento craneofacial ya está completado.
  • A los 4 años un 71%
  • A los 12 (cuando el niño ya tiene los dientes definitivos) tenemos un 90% del crecimiento
    facial.

Un tratamiento con efectividad temprana, hará una boca estable en su etapa adulta.

La evidencia nos avala que no es cierto. Detrás de unos dientes mal alineados, hay múltiples factores que están influyendo en un mal desarrollo.

Unos dientes apiñados esconden problemas de trastornos respiratorios, por eso es muy importante buscar un ortodoncista especializado en vías aéreas.

“Los dientes rectos no desarrollan un rostro atractivo y simétrico, pero un rostro atractivo y simétrico, si desarrollará dientes rectos”

 

Elegir al ortodoncista es el primer paso: con experiencia en niños, especializado en vías aéreas (significa que está especializado en aportar salud al tratamiento de ortodoncia), que tenga una visión integral y conocimientos de trastornos temporomandibulares.

La duración es muy importante. La prisa no es buena compañera. Que tu hijo tenga una boca estable en tiempo récord no es lo importante. Un buen tratamiento de ortodoncia es el que acompaña al niño en su crecimiento.

“El tiempo es donde ocurren los grandes cambios y la salud es una carrera de larga distancia”

Siempre hay una fase de tratamiento activo que dura entre 30 y 48 meses, y luego es muy importante, quizás lo más importante del tratamiento, que se acompañe hasta su etapa adulta y confirmar que esto es estable. A la larga es menos costoso, reduce el número de segundas y terceras ortodoncias.

 
  1. Invisible, no se nota que la llevas puesta.
    Van colocados en ambos maxilares y no es necesario quitarlos para comer. Ideal para que tus hijos
    no lo pierdan en el comedor del cole. Y cuanto más estén en boca, más efecto van a hacer.
  2. Expanden el paladar creando más espacio para la lengua y los dientes.
    El paladar de tu hijo es estrecho, por eso tiene apiñamiento. Los aparatos expanden de forma semirápida respetando la naturaleza del niño. Los resultados son sorprendentes, las arcadas dentales resultan armoniosas y dan belleza a la sonrisa.
  3. Mejoran la salud y armonizan el rostro.
    Aumentan el espacio de las vías aéreas superiores. Resuelven problemas de barbilla, como retrognatismo o prognatismo. Aumentan pómulos y labios armonizando el rostro en su conjunto.
  1.  Elimina las ojeras provocadas por una mala oxigenación. Las ojeras desaparecen cuando ampliamos la vía aérea. Se descansa mejor y todo redunda en un mejor aspecto desapareciendo los síntomas de fatiga y cansancio en el rostro.
  2. Mejora de la postura cervical y mandibular. Una mala posición dental provoca desequilibrios óseos y musculares que a su vez producen adversidades en la salud del individuo. Uno de los más característicos es el síndrome ocluso-postural, responsable de dolores de espalda y cuello, cefaleas, ronquidos o bruxismo.
  3. Frena el crecimiento facial en vertical provocado por una respiración bucal en su mayoría que da lugar a una sonrisa gingival, apiñamiento o mandíbula prominente.
  4. Los labios se desarrollan con más volumen, con un paladar estrecho y apiñamiento, los labios se ven más finos al faltarles apoyo de los dientes. Una vez se haga la fase de avance mandibular, se ven más gruesos y hace que los pómulos se realzan y marcan una línea paralela a la nariz. Esto se traduce en perfil óptimo y saludable para dar suficiente espacio para la lengua.
  5. Los ojos evolucionan a una forma más almendrada y desaparece el blanco de los ojos que queda expuesto debajo del iris y que simboliza un una mala oxigenación y una cara que no está creciendo correctamente.
  6. Otro de los cambios es la eliminación del retrognatismo maxilar o mandibular. Esta patología conlleva importantes consecuencias para la salud del paciente, aparece durante la infancia y es clave tratarla a tiempo.
  7. La arcada dental crece en forma de U expandida. La sonrisa se ve más llena y muestra más dientes al sonreír.

El paciente que inicia un tratamiento de ortodoncia, necesita un trabajo multidisciplinar de logopedas para trabajo miofuncional, otorrinos para chequear sus vías aéreas y fisioterapeutas para trabajar la postura.

Los objetivos en ortodoncia son conseguir resetear el cuerpo para respirar correctamente por la nariz (mediante ejercicios miofuncionales y GOPEX, Buteyko y GOFEX). Y en paralelo, mediante aparatos conseguimos equilibrar mordida, perfil y postura cervical. La suma de ambos es la clave para tener un buen desarrollo y ganar en salud ahora y en el largo plazo.

En la primera visita el Dr. Pedroche te explicará cómo es una ortodoncia infantil saludable, en qué consiste y qué tiene que ver con la salud integral de tu hijo.

Te cambiará por completo la visión de la salud de la boca respecto al cuerpo.

Se realizará un estudio para determinar y planificar el caso.

La fase 1 será de expansión y durará entre 6 y 18 meses. Objetivo: descomprimir músculos faciales y expandir el paladar

En la fase 2 interviene cómo abordar el perfil del paciente con avance mandibular, equilibrando nariz y mentón.

En la fase 3 aumentamos la estética y belleza de la sonrisa.

Dato Curioso: Algunos de nuestros pacientes tienen espacio hasta para segunda muela del juicio.

Otros tratamientos

Trastornos ATM

compromiso articular temporomandibular

Tratamiento de CAT

Abrir chat
PEDIR CITA POR WHATSAPP
Hola,
Si quieres una cita con el Dr. Pedroche este es el medio más rápido.
Escríbenos con tu día y horario favorito.
Te responderemos en breve. Gracias