ORTODONCIA, MUELAS EL JUICIO Y ATM: CUANDO ERES PADRE, MADRE Y ESTÁS BUSCANDO RESPUESTAS A LA SALUD DE TUS HIJOS.

Nos reunimos con nuestra paciente Pilar en El Retiro, en Madrid, para charlar acerca de la relación de confianza de muchos años como paciente, y como madre preocupada por la salud de sus hijos. Ella buscaba respuestas a lo que le pasaba a su hija y nos encontró.

Pilar es una paciente que acudió a nosotros por un tratamiento de ortodoncia para su hija. El caso de su hija también derivó en problemas de ATM cuando salieron las muelas del juicio, algo muy frecuente al terminar las ortodoncias. Para ella, venir al dentista es parte de su calendario de revisiones médicas y agradecemos mucho su implicación en prevenir su salud. La prevención para ella es oro y cuánta razón lleva, como decía Lao Tse “Diez gramos de prevención equivalen a un kilogramo de curación”

Dr. Pedroche: Pilar, vamos a tener una conversación de amigos, de algo que es muy bonito que es una amistad que ha surgido de una relación que en principio era profesional, médica.

Pilar Rubio: (ríe) Si, si, es cierto.

Dr. Pedroche: Cuéntanos cómo nos conociste, Pilar.

Pilar Rubio: Yo tenía que poner a mi hija los brackets e iba buscando un dentista y de pronto en el buzón veo una revista de tu clínica. Y pensé vamos a pasarnos. Fuimos, nos hicisteis el estudio, me distéis mucha confianza y a raíz de ahí empezamos primero con Paloma y al poco tiempo me metí yo (ríe). Me llamo mucho la atención que nada más ver a la niña…

Dr. Pedroche: Creo que estamos pensando lo mismo porque también me llamó la atención cuando lo comentaste. Para mi era algo normal el darme cuenta de esos detalles, pero la sorpresa que te generó, siempre me acordaré: el detalle de la espalda.

Pilar Rubio: Y de la cadera...

Dr. Pedroche: Efectivamente

Pilar Rubio: Tenía también el hombro echado hacia adelante y tenía una dismetría en la cadera.

Dr. Pedroche: Es decir, viniste a consultar acerca de los dientes de tu hija y también te comenté que veía una diferencia en la postura, en el hombro, en la cadera, y que a ti te dejó sorprendida, decías: “Yo no hago más que regañarla porque se le cae la cartera y le digo, niña, estírate, estírate”

Pilar Rubio: (ríe) Si. Que vaya al dentista y me hable de problemas de traumatología, me sorprendió muchísimo y evidentemente, era cierto. No somos conscientes, pero el tema de la boca, influye mucho en determinadas cosas de nuestro cuerpo, en la espalda…

Dr. Pedroche: Es una articulación y es una parte que está dentro del cuerpo. ¿Qué nos pasa muchas veces a los dentistas? Que sólo nos han enseñado a mirar dientes y cuando empiezas a mirar un poco más allá del cuerpo te preguntas cómo no he podido hacerlo antes y evidentemente, la boca ancla o desancla muchos equilibrios del cuerpo. Nosotros aprendemos mucho de vosotros como pacientes, y cuando os escuchamos, a mi me ha hecho evolucionar y yo no trabajo igual que trabajaba hace veintitantos años. Escuchando lo que a ti te va bien o lo que te va mal, si luego eres capaz de sacar conclusiones evidentemente, evolucionas.

Una de las cosas que me gusta es que apreciéis es ver la preocupación que tenemos por aportar salud a vuestro cuerpo.

Pilar Rubio: Es que efectivamente lo hacéis, porque Paloma a partir de los brackets, después del blanqueamiento, dice que le dio mucha seguridad. Está encantada, vamos.

Dr. Pedroche: Si, es un aspecto estético que satisface mucho y al final, es la guinda del pastel. Y me alegro porque a veces no somos capaces de entender cuánto puede limitar a una persona un problema estético, de relaciones sociales… El tema estético se luce mucho, pero hay otras cosas también importantes como por ejemplo, vamos a hablar de las muelas del juicio de tu hija.

Te digo que te lo voy a preguntar porque me gustaría enfocar la evolución de tu hija como parte de mi evolución personal. Es decir, antes me has dicho que te acuerdas mucho de un primer aparato que llevó ella. ¿Qué aparato era?

Pilar Rubio: Un disyuntor, porque antes de los brackets había que solucionar su paladar estrecho, tenía una boca pequeña.

Dr. Pedroche: Esa boca pequeñita, lo solucionamos porque a nosotros nos enseñaron en la Universidad a quitar dientes si no cabían en la boca, esto a mi no me cuadraba, yo no estaba de acuerdo con quitar dientes y me incliné más por hacer otro tipo de tratamientos entre ellos el disyuntor para conseguir espacio en la boca. Y durante años he estado satisfecho. He alineado la boca de tu hija, es armónica, como me dices, se luce con su blanqueamiento.

A mi me paso con varios pacientes, entre ellos con tu hija, que cuando le salen las muelas del juicio a los 18 años. Cuéntanos en el caso de Paloma, ¿qué le pasa?

Pilar Rubio: Empieza a tener dolores de cabeza, las muelas las tiene enterradas, no iban a salir. Y tuvisteis que hacerle una cirugía, y por cierto una muela te dio trabajo.

Dr. Pedroche: Tu hija es un caso que nos pasa con muchos pacientes y sería un caso muy bonito para enseñar en la Universidad de odontología. ¿Por qué? Me di cuenta con ella y con otros pacientes que con mis tratamientos convencionales conseguía desarrollar y alinear dientes, pero llegan las muelas de juicio y no cabían por ningún lado. Estaban puestas casi en el tercer piso.

Cuando yo me meto a realizar esa intervención quirúrgica para sacar la muela del juicio me costó. Son intervenciones muy difíciles porque había tan poquito espacio que ni ves las muelas. En cambio, en el momento de quitarlo descomprimes tanto la boca…

Yo te pongo un aparato porque los dientes no caben y es una boca pequeña, desarrollo, y sigue siendo pequeña y al salir las muelas del juicio se comprimen los nervios que generan dolor de cabeza. Entonces es cuando te das cuenta que todavía no estábamos desarrollando suficientemente las bocas, porque en el momento que le quitamos las muelas del juicio a tu hija, se le quitan los dolores de cabeza, cambia algo en su cuerpo, y además me lo dijo de una forma así: “Me has quitado una presión”. Escuchamos al cuerpo y además aprendemos de vosotros, los pacientes, que son los que nos contáis esas sensaciones, entonces en ese momento pensé que me estaba quedando corto.

Y ahora hemos dado un paso más adelante con la técnica Orthotropics en la que aún desarrollamos más en anchura y sobre todo hacia adelante para intentar prevenir esos problemas de falta de espacio, de compresión y de mala respiración. Gracias a bocas como las de tu hija, hemos aprendido mucho para ayudar a otras personas que tienen problemas graves de salud.

Pilar Rubio: Además, tú siempre estás innovando. Me he dado cuenta que siempre estás a ver cómo puedo conseguir esto. Me gusta mucho ir a la clínica porque para sois como una familia. Me encanta, voy a la clínica y me encanta. Voy con una tranquilidad, porque decir voy al dentista, a nadie le gusta porque claro ¿a qué vas? Te van a hacer cosas en la boca que no es de buen gusto, pero yo voy, y voy con esa tranquilidad, me siento en el sillón y voy relajada. Me explicas todo muy bien, vamos, que estoy encantada (rie)

Dr. Pedroche: Gracias. (sonríe) Me gusta cuando me das esa apreciación de la dismetría, porque observamos para provocar un cambio en el cuerpo y esperar esa respuesta. Pero luego hay un factor muy importante que es mérito tuyo: el factor tiempo y la perseverancia.

Por un lado, has invertido tiempo en cuidar a tu hija para conseguir unos resultados que no llegan de la noche a la mañana, tú estás haciendo lo mismo, te estás cuidando, eres súper constante en tus revisiones. Si ves algo que se estropea o se deteriora quieres prevenir, quieres cogerlo a tiempo. Te has ido cuidando, hemos hecho una serie de cambios en tu boca. Y esa perseverancia, esa relación a largo plazo, para mi es muy importante, ¿Por qué? Porque denota tu interés en quererte cuidar, esa constancia en mantener lo que tienes y eso es mérito, como hace una madre en muchas otras cosas.

Pero hay veces que los padres en general, queremos algo más rápido, más inmediato: “Quiero un invisalign que mi hija no sufra… que invisalign es una opción más de tratamiento, pero no debe ser la única opción. “Vamos a ponerle algo fácil, rápido, estético y bonito”. La inmediatez con la que queremos vivir hoy en día, un selfie, todo en el momento…

Los cambios en el cuerpo, van despacio.

Pilar Rubio: Si, necesitan su tiempo.

Dr. Pedroche: Y eso es lo que luego realmente da un resultado más estable y produce cambios. Esto, a veces, no todo el mundo lo quiere escuchar.

Pilar Rubio: Pues yo lo siento por ellos, pero esto es como todo.

Dr. Pedroche: Si, es como todas las cosas, hay que tener una sintonía, y nosotros intentamos siempre cuidar y desarrollar. Siempre pongo un ejemplo que a mi me parece muy bonito que es el del bonsái, de cómo cuidamos el árbol, como nos adaptamos al desarrollo y evidentemente a veces no es para todo el público. Pero cuando me dices algo bonito como que le he quitado el dolor de cabeza a tu hija, yo necesito esa satisfacción, sentir que os hemos aportado algo bueno.

Pilar Rubio: Claro, no puede ser todo rápido, tiene que llevar su tiempo, porque además la boca hasta que se desarrolla, depende de lo que te hagas. Necesita un tiempo para que se cure, para que se vaya generando... A mi me costo generar hueso para luego ponerme el implante. ¿Te acuerdas? Porque mi cuerpo es diferente que otros cuerpos.

Dr. Pedroche: Hay que darle tiempo. El implante inmediato en un día, hay ocasiones en las que puede valer, pero no vale para todo el mundo. Como quiera correr mucho, no me estoy adaptando a las condiciones de tu cuerpo.

Pilar Rubio: Si, exacto.

Dr. Pedroche: ¿Sabes de que me acuerdo mucho? Cuando lo de tu hija le dijiste a tu marido: “Hay que hacer un esfuerzo, lo necesita la niña, pero lo vamos a conseguir. Lo vamos a hacer porque necesita el tratamiento”

Pilar Rubio: Si, es verdad.

Dr. Pedroche: Me motiva ver tu grado de implicación.

Pilar Rubio: Si, porque la boca (mucha gente no sé si lo pensará), la boca es super importante para todo el resto de la salud del cuerpo. Para mi. Lo he aprendido con los años, también tengo que decirlo.

Dr. Pedroche: Yo también porque no me lo enseñaron así.

Pilar Rubio: Yo no lo sabía. Poco a poco he ido teniendo experiencias contigo, viendo cosas, mi hija como cambia, le deja de doler y claro, aprendes. Y lees, he leído muchos artículos y yo decía: “Cómo tiene que ver la boca, qué ciegos estamos.”

Dr. Pedroche: Debido a mi historia familiar, (mi hijo tenía dolores de cabeza desde los 2 años) y me he ido centrando en prevenir una serie de problemas que son muy médicos y a mi me satisfacen. Me gusta lo que me dices que seguimos innovando, cambiando… Aparte de que profesionalmente es bonito, es lo lógico. Si siguiéramos haciendo sota, caballo y rey desde hace un montón de tiempo, estaríamos anclados en el pasado.

No hay nada mejor que reevaluar, ver lo que consigues. Escuchar cuando algo no va bien o cuando ves que se puede hacer mejor y realmente eso es parte de la evolución. Tú has formado parte de la evolución de mi consulta.

Pilar Rubio: Desde luego. Y muy contenta, porque cuando yo era más joven, siempre he sido muy risueña, pero cuando yo sabía que me reía, me tapaba la boca, me daba tal vergüenza… porque no me gustaba cómo tenía la boca y siempre en todas las fotos me verás así [Pilar se tapa la boca con la mano], o estaba hablando y me tapaba la boca,… No tenía seguridad en mi.

A mi todo el proceso que he estado contigo, me has hecho unos cuantos tratamientos, implantes, coronas, blanqueamiento, empastes… Y ahora me río y me da igual cómo abra la boca. Y me ha dado una seguridad tremenda, eh?

Dr. Pedroche: Eso sólo lo sabes tú porque uno se conoce a sí mismo y me encanta que me digas eso y que sientas esa seguridad. Mi opinión sobre ti es que cada vez que vienes a la consulta, a nosotros nos das alegría, la simpatía, la sonrisa que nos transmites, el cariño, es una gozada, cada vez que vienes nos alegras la mañana.

Pilar Rubio: A mi me encanta ir a la consulta, ya te lo digo, y alguna vez sin tener cita, alguna vez he pensado me voy a pasar y les voy a dar los buenos días, pero a la vez pienso que van a pensar que soy ….

Dr. Pedroche: No siempre consigues lo mismo con todas las personas, pero a todos os tratamos por igual. A mi me satisface el que podamos crear una relación que no sea sólo de trabajo, si no de confianza. Y en el tiempo, porque al final los dos hacemos bien en esto.

Pilar Rubio: Si, es que no sólo es por mi parte, es que por tu parte y por vuestra parte, es un equipo muy bueno.

Dr. Pedroche: Y por la tuya, pueden decir “Qué dentista tan bueno”. No, qué buen paciente que hace cambios, que se esfuerza y quiere conseguir cosas, esto es un 50%.

Pilar Rubio: Si, estoy de acuerdo, y me alegro mucho porque además la última vez que me has hecho unos curetajes y yo pensaba, bueno, ya lo he pasado, pero me constaste cómo lo ibas a hacer con “el gas de la risa”, y yo en mi casa decía, cómo me pongan el gas de la risa me voy a estar riendo todo el rato y no me van a poder hacer nada, porque no sabía lo que era. Y de verdad, fantástico. Notas que te están tocando la boca, claro, y siempre hay zonas dónde antes te da ese escalofrío que te molesta, digámoslo así. No note absolutamente nada cuando me hicieron los curetajes. Cuando me dice tu compañera ya hemos terminado, ¡ah! ¿sí? Qué maravilla, no me he enterado de nada.

Dr. Pedroche: Al final cuesta cuando vas encontrando al equipo, pero vamos encontrando personas que creen en nuestro proyecto, aportan cosas y sobre todo lo que intentan es trabajar con los pacientes en la forma en la que a mi me gusta hacerlo. Porque al final, ellos tienen que creer y ser conscientes de que los tratamientos necesitan su tiempo, observen, escuchen, te vean, y al final, por decirlo así, que tú sientas nuestro corazoncito, te tendamos la mano y así cuadran con la forma en la que yo quiero trabajar.

Pilar Rubio: Tenéis un equipo muy majo, son muy agradables, te tratan muy bien, muy cariñosamente, que es muy importante. Y en casa, tú eres de la familia, en casa hablo de ti, José Luis esto, José Luis, lo otro. Cuando vamos, vamos tranquilas, vamos a ver a un familiar que quiere. Estamos muy contentas. A mi hija le has quitado muchos problemas de dolores.

Dr. Pedroche: Te agradezco que me hagas este testimonio.

Pilar Rubio: Tú eres un encanto, no sé si lo puedo decir mucho, sin ti no sería lo mismo. Seguiré yendo a verte, aunque tenga 90 años. Además, siempre estás innovando, eso me encanta. Cuando me lo cuentas, yo me siento una más. Me encanta escucharte porque esa confianza que tenemos a lo largo de estos años, que me cuentes cosas, es como cuando mi hijo me cuenta sus cosas. Y cuando me lo cuentas, investigo, porque claro tienes que entenderlo después, si te explican un proyecto y luego no lo miras.

Y tu no sólo miras, porque ya tengo experiencia con mi marido en otro lado, no sólo miras solucionar el problema, también la estética.

Dr. Pedroche: Si claro es muy importante, quizás sea más difícil ese primer diagnóstico para entender el cuerpo, entender los puntos, los semáforos rojos, las posibilidades de dolor. Luego el Dr. Quero trabajará perfectamente la estética o la Dra. Herrero, Cristina, que tiene la sensibilidad para hacer una endodoncia, un tratamiento delicado con esa sutileza, y hemos trabajado juntos en escuchar al paciente porque en mi opinión, si no lo haces, te estás perdiendo muchas cosas.

Pilar Rubio: Si, es cierto.

Dr. Pedroche: Aprendemos de vosotros.

Pilar Rubio: Si, es como ir a una peluquería que te dejan el pelo desastroso y otra que sales como una princesa. (risas)

Dr. Pedroche: Si, hacemos princesas, no se me había ocurrido (risas)

testimonios | octubre 2021

Salud Dental | noviembre 2021

Las ausencias dentales y la importancia de actuar rápido

Las ausencias dentales son alteraciones bucales que ocasionan graves consecuencias para la salud del paciente si no se solucionan a tiempo. Por norma general, asociamos esa falta de dientes a las personas mayores, pero puede darse a cualquier edad ya que está íntimamente relacionada con la presencia de caries, de enfermedades gingivales o periodontales, maloclusiones y algunas patologías congénitas. Antes de adentrarnos en sus secuelas y soluciones, en primer lugar deberíamos hacer una distinción entre la agenesia y el edentulismo. A pesar de que ambas dolencias suponen la falta de dientes, sus causas son diferentes.
Salud Dental | noviembre 2021

Roncar no es normal, ni en niños ni en adultos

Roncar no es normal y debe ser tratado siempre. El ronquido se define como un atragantamiento crónico leve. En sus fases más graves deriva en apnea del sueño o atragantamiento crónico grave. Es un trastorno que detiene súbitamente la respiración durante unos segundos para retomar la inhalación instantes después. Esta asfixia momentánea se repite durante todo el descanso con una media de 25-30 veces a lo largo de la noche y puede llegar incluso a ¡60 o 70!
Salud Dental | octubre 2021

Diabetes y enfermedades periodontales, una amistad peligrosa.

Ya son muchos los estudios que en los últimos años han dejado constancia de la relación simbiótica que la diabetes mellitus tiene con las enfermedades periodontales. Una unión que además se torna bidireccional. Es decir, no solo la diabetes aumenta el riesgo de sufrir afecciones bucodentales, sino que éstas perjudican el control de la glucemia a los diabéticos.