Implantes dentales, una solución duradera para recuperar tu salud y tu imagen

Según el Consejo General de Dentistas de España, el nuestro es el país de Europa donde más implantes dentales se realizan. Una de las causas que este organismo esgrime para justificar la expansión de dicho tratamiento odontológico es que al mismo tiempo es donde también menos se va al dentista de manera preventiva.

En Clínica Pedroche somos especialistas en Odontología Mínimamente Invasiva (OMI), una técnica preventiva que hemos hecho nuestra filosofía de cuidado bucodental desde nuestros orígenes y que se fundamenta en:

  • Exámenes asiduos de la boca para una correcta monitorización y detección precoz de enfermedades.
  • Estudios de los microorganismos de la boca.
  • Buenas prácticas diarias de higiene oral.
  • Una regulación de la dieta y los hábitos del paciente.
  • Intervenciones lo más conservadoras posibles para preservar la mayor cantidad de tejido original.

Ya lo dice el refranero: prevenir es mejor que curar. Sin embargo, no siempre es posible mantener la pieza dental, ya sea por caries, periodontitis o traumatismos muchas personas se ven abocadas a perder uno o varios de sus dientes. Y es en esa tesitura donde entra en juego el implante, el cual repone la ausencia evitando problemas de mordida y masticación, recuperando el aspecto previo a la extracción o pérdida dental.

¿Qué son los implantes dentales?

Llamamos implante dental a la raíz artificial que se fija en el hueso maxilar para sustituir el diente perdido. Tiene la apariencia física de un tornillo y está fabricada en titanio químicamente puro y biocompatible. Se coloca debajo de la encía, en el hueso y tras un proceso de osteointegración se fusiona con el mismo, hasta el punto de coexistir sana y naturalmente con el resto de la boca. Después, sobre esa nueva raíz se ajusta una corona, un diente artificial, que sustituye al natural dañado o perdido.

De tal forma, podemos dividir el implante dental en tres partes:

  • Implante dental: Pieza con forma de raíz en material de titanio que queda bajo la encía y se une al hueso.
  • Pilar transepitelial: Poste atornillado a la raíz y sirve para sujetar la corona del implante.
  • Corona: Es la parte visible del implante, del mismo aspecto que un diente natural, y se elabora de manera personalizada.

Ventajas de los implantes dentales

El implante es la mejor solución para aquellas personas que deseen reponer una o varias ausencias, ya que a diferencia de otras alternativas, como los puentes dentales, este tratamiento repone el diente dañado, lo que ayudará al paciente a mantener una boca equilibrada que mejore su calidad de vida.

En definitiva, los implantes son las raíces dónde podemos desde un solo diente a varias piezas mediante una prótesis. Hoy en día es la mejor solución que existe al reponer la capacidad masticatoria en el mismo grado que los dientes naturales.

Pero no solo eso porque también brinda otras importantes razones como:

  • Idéntica sensación natural. Proporciona una estabilidad que permite a la persona hablar, masticar y sonreír con total seguridad, sin roces ni molestias.
  • Mayor autoestima. Recuperar la imagen de una sonrisa completa hace que los pacientes se vean a sí mismos de nuevo más atractivos y con un aspecto rejuvenecido. Pues las ausencias dentales crean hundimientos labiales, prognatismos o pseudoprognatismos y envejecimientos faciales prematuros.
  • Mejora la salud bucal. La no reposición de un diente provoca efectos secundarios en los dientes contiguos, haciendo que las piezas adyacentes se inclinen hacia el espacio vacío como resultado de la fuerza de la masticación diaria. Esto desequilibra la boca al perder capacidad masticatoria y generar desgastes óseos en los dientes vecinos, sobrecargas musculares y espacios oscuros que se muestran en la sonrisa.
  • Posibilita futuros anclajes. Como ya hemos mencionado, gracias a los implantes se pueden llevar a cabo otros tratamientos ortodónticos u ortopédicos que sin ellos serían imposibles o muy difíciles de obtener.
  • Procedimiento conservador. No requiere preparar o reducir dientes contiguos a la pieza a sustituir, algo inevitable con los puentes dentales, lo que genera un daño irreversible en los mismos.
  • No son necesarios cuidados especiales. La higiene de un implante dental es la misma que se debe proporcionar a una pieza original, con cepillados diarios, uso del hilo dental o cepillo interproximal, enjuagues bucales y revisiones periódicas con un odontólogo de confianza.
  • Se puede colocar sin hueso suficiente. En casos en los que el paciente no cuente con la necesaria masa ósea, los nuevos avances médicos han conseguido que los implantes se puedan efectuar mediante técnicas complementarias de regeneración o injerto de hueso.

Etapas de los implantes dentales

Como todo en la vida, cada persona es un mundo y el procedimiento será diferente e individualizado. Aún así, se puede clasificar en cuatro etapas:

  1. Estudio. El odontólogo realiza un examen implantológico que incluye radiografías, escáneres en 3D o tomografías axiales computerizadas (TAC). También evalúa la mordida y la forma de la boca para adecuar el implante a las necesidades y características del individuo. Conjuntamente, le brinda asesoramiento y toda la información relacionada con los tratamientos previos y posteriores al implante.
  2. Colocación del implante. Es la intervención quirúrgica propiamente dicha. Mediante anestesia local se prepara el hueso para recibir la nueva raíz de titanio y esperar la integración total de la prótesis en el tejido óseo, la cual, de media, dura unos dos o tres meses, aunque en ocasiones si se ha regenerado hueso, puede alargarse hasta seis meses.
  3. Acoplamiento de la corona dental. Una vez que se ha comprobado la integración del implante, mediante un escáner dental se fabrica un diente personalizado recuperando el aspecto de la pieza original, imitándola en tamaño y color.
  4. Mantenimiento e higiene. Finalizado el proceso implantológico, el paciente debe llevar una correcta higiene oral para evitar contaminaciones bacterianas. Además, es preciso que visite a su odontólogo una o dos veces al año para verificar la estabilidad del tratamiento y realizar el mantenimiento o higiene profesional según la pauta que precise cada paciente.

Periimplantitis, la importancia del mantenimiento

La Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración indica que el implante dental es una de las soluciones más seguras, duraderas y efectivas a la hora de rehabilitar pérdidas dentales. Y no es para menos, pues su tasa de éxito supera el 90%.

No obstante, estas intervenciones no se encuentran exentas de riesgos y el mayor de ellos es la periimplantitis, un proceso inflamatorio que afecta a los tejidos que rodean al implante, produciendo un deterioro progresivo de la masa ósea que lo sujeta. Adicionalmente, también podría causar una retracción de las encías contiguas al mismo.

Los síntomas que revelan la periimplantitis son:

  • Inflamación y enrojecimiento de la encía que envuelve al implante.
  • Dolor en la zona al masticar o al tacto.
  • Supuración purulenta.
  • Sangrado durante el sondaje periodontal. Es decir, durante la evaluación del estado gingival.
  • Pérdida ósea en el hueso de soporte, lo que se constata mediante radiografías.
  • Movilidad del implante.

Si bien la periimplantitis tiene una base inmune, dónde pequeñas alteraciones en la respuesta ante la inflamación es una higiene dental deficitaria, también se agrava con circunstancias como la diabetes, el cáncer o el tabaco.

Al igual que ocurre con la periodontitis, este trastorno suele comenzar con una fase más leve llamada mucositis periimplantaria, una patología que acarrea una hinchazón de la encía que rodea al implante dental. Como la gingivitis, es reversible si se trata a tiempo, pero si no se va agravando hasta derivar en la periimplantitis, siendo esta muy costosa de detener y pudiendo ocasionar la pérdida final del implante.

Actualmente, esta enfermedad es muy común entre las personas con implantes dentales, llegándose a calcular que una de cada cuatro sufrirá de periimplantitis. Esto es debido no solo a una incorrecta higiene dental, sino también a un escaso o nulo mantenimiento profesional. Y es que es imprescindible la evaluación regular de los tejidos periimplantarios por un dentista, quien aparte de revisar la higiene bucodental del paciente también controlará los niveles de placa bacteriana y el buen estado de las masas ósea y gingival que dan soporte al implante.

Tratamientos contra la periimplantitis

En caso de que se haya detectado tempranamente la periimplantitis, el dentista puede recetar antibióticos que junto con una limpieza de la superficie periimplantaria y enjuagues antisépticos pueden revertir la enfermedad.

Pero si se certifica pérdida ósea, se deberá realizar un protocolo individual de mantenimiento periódico que en ocasiones puede requerir alguna intervención adicional.

  • Cirugía periodontal a colgajo. Supone la eliminación del tejido de granulación y la limpieza de la superficie del implante.
  • Cirugía regenerativa. Tras una limpieza profunda, se promueve la regeneración de los tejidos alrededor del implante mediante injertos, membranas de barrera o una combinación de ambos remedios.

¿Cuánto dura un implante?

En principio, el implante dental no tiene fecha de caducidad como nuestros dientes, aunque sabemos que estos en ocasiones se pierden. Deberá realizar un mantenimiento adecuado que incluya dos consultas dentales al año para valorar el estado de su prótesis. Así, su longevidad estará determinada por el mismo tiempo que el hueso de la mandíbula se mantenga firme. Pero más en concreto, podríamos decir que la vida media del implante se sitúa entre los 15 y los 25 años, mientras que la corona tiene una durabilidad menor, sobre unos 10-15 años, dependiendo del cuidado y el desgaste normal que se produce al masticar.

La salud de los implantes dentales también puede verse afectada por enfermedades endémicas como la diabetes y por hábitos nocivos como los excesos con el alcohol o el tabaquismo, acciones que aumentan su deterioro.

Desde Clínica Pedroche te aconsejamos que para disfrutar de tu implante dental durante mucho tiempo mantengas una higiene bucal diaria y si es posible hagas uso de irrigadores dentales, lo que te ayudará a eliminar los residuos alimenticios en profundidad, evitando la proliferación de microorganismos.

Asimismo, también es bueno utilizar pastas de dientes con un bajo índice de abrasión, evitar fumar para no perjudicar la osteointegración y no manchar de nicotina la corona y no hacer esfuerzos con la boca, como abrir envases o cortar materiales, ya que este tipo de actividades pueden mover o romper la prótesis.

Si te quedan dudas o quieres pedir un presupuesto personalizado para tu implante dental, llámanos al teléfono 915 27 29 16 o acércate a la calle de Bustamante 45, 1ºG, de Madrid y te proporcionaremos toda la información que necesites. Estaremos encantados de ayudarte a recuperar tu sonrisa de una forma segura y duradera.

implantes dentales

Salud Dental | diciembre 2021

Salud Dental | diciembre 2021

Implantes dentales, una solución duradera para recuperar tu salud y tu imagen

Según el Consejo General de Dentistas de España, el nuestro es el país de Europa donde más implantes dentales se realizan. Una de las causas que este organismo esgrime para justificar la expansión de dicho tratamiento odontológico es que al mismo tiempo es donde también menos se va al dentista de manera preventiva.
Salud Dental | noviembre 2021

Las ausencias dentales y la importancia de actuar rápido

Las ausencias dentales son alteraciones bucales que ocasionan graves consecuencias para la salud del paciente si no se solucionan a tiempo. Por norma general, asociamos esa falta de dientes a las personas mayores, pero puede darse a cualquier edad ya que está íntimamente relacionada con la presencia de caries, de enfermedades gingivales o periodontales, maloclusiones y algunas patologías congénitas. Antes de adentrarnos en sus secuelas y soluciones, en primer lugar deberíamos hacer una distinción entre la agenesia y el edentulismo. A pesar de que ambas dolencias suponen la falta de dientes, sus causas son diferentes.
Salud Dental | noviembre 2021

Roncar no es normal, ni en niños ni en adultos

Roncar no es normal y debe ser tratado siempre. El ronquido se define como un atragantamiento crónico leve. En sus fases más graves deriva en apnea del sueño o atragantamiento crónico grave. Es un trastorno que detiene súbitamente la respiración durante unos segundos para retomar la inhalación instantes después. Esta asfixia momentánea se repite durante todo el descanso con una media de 25-30 veces a lo largo de la noche y puede llegar incluso a ¡60 o 70!