Las ausencias dentales y la importancia de actuar rápido

Las ausencias dentales son alteraciones bucales que ocasionan graves consecuencias para la salud del paciente si no se solucionan a tiempo. Por norma general, asociamos esa falta de dientes a las personas mayores, pero puede darse a cualquier edad ya que está íntimamente relacionada con la presencia de caries, de enfermedades gingivales o periodontales, maloclusiones y algunas patologías congénitas.

Antes de adentrarnos en sus secuelas y soluciones, en primer lugar deberíamos hacer una distinción entre la agenesia y el edentulismo. A pesar de que ambas dolencias suponen la falta de dientes, sus causas son diferentes.

 

¿Qué es la agenesia dental?

La palabra agenesia proviene del griego y literalmente significa “sin nacimiento”. Es un término que se usa en medicina para señalar la falta de un órgano. En odontología es como se denomina al vacío de uno o más dientes por motivo de anomalías genéticas hereditarias.
Mayormente afecta a las piezas de la arcada superior y sobre todo a las muelas del juicio, los premolares y los incisivos. Se observa en la niñez o la adolescencia al comprobar cómo los dientes de leche no aparecen, no se caen o lo hacen pero no son sustituidos por el diente permanente.

Tipos de agenesia dental:

  • Puntual o hipodoncia: Es aquella en la que al niño le faltan entre uno y 6 dientes. Es más frecuente que se desarrolle en los terceros molares o muelas del juicio, ya que son las piezas dentales que menos espacio tienen en la boca y la naturaleza está evolucionando hacia su desaparición. También es habitual que se de en incisivos laterales superiores y en premolares.
  • Múltiple u oligodoncia: Es poco común y es el resultado de la omisión de más de 6 dientes. Asimismo, también puede derivar en trastornos y anomalías en los dientes que sí han salido.
  • Anodoncia: es la falta total de dientes en ambas arcadas. Son casos extremos que rara vez se producen.

¿Cuándo deben salir los dientes?

Los primeros dientes de leche deben aparecer alrededor de los 6 meses. Los más tempraneros son los dos incisivos inferiores. Entre mes o mes y medio después suelen salir los 4 incisivos superiores y otro mes más tarde los dos inferiores que faltan. Luego, el resto de dientes van erupcionando de dos en dos, uno por cada lado de la boca, hasta que a la edad de tres años, como máximo, el niño ya debe disponer de sus 20 primeros dientes. Los últimos suelen ser los caninos superiores.
Durante el cuarto año de vida del niño, la mandíbula y los huesos de la cara crecen generando espacios entre los dientes. Esos diastemas son totalmente normales ya que los dientes permanentes son más grandes y necesitan más hueco. Cuando salen ocupan dichos espacios y la sonrisa vuelve a quedar alineada.
Los padres deben realizar inspecciones periódicas al estado de los dientes de su hijo y, aunque la edad límite se estable en los 18 meses, si al año le siguen sin crecer, poneos en contacto con nosotros para evaluar los posibles motivos del retraso. Aunque, por otro lado, a esa edad es cuando el niño debería someterse a su primera revisión con un odontopediatra.

Otras causas de ausencia dental en niños:

  •  Traumatismos en los dientes de leche que se pierden prematuramente y esto hace que se produzca una retención de los definitivos.
  •  Fibromatosis gingival. Un trastorno hereditario y benigno que se caracteriza por un mayor grosor de la pared gingival, impidiendo la correcta salida de los dientes.
  •  Alteraciones cromosómicas o sistémicas como el Síndrome de Down.
  • Labio leporino.
  • Malnutrición.
  •  Procesos infecciosos de la madre durante el embarazo, como la sífilis o la tuberculosis.

¿Qué es el edentulismo?

Llamamos edentulismo a la pérdida de piezas dentales permanentes, nunca deciduas. Puede ser:

  • Parcial: Es la pérdida de uno o más dientes.
  • Total: Supone la pérdida de todos los dientes de la boca.

El edentulismo está causado tanto por motivos congénitos (agenesias) o adquiridos, en muchas ocasiones en relación a malos hábitos de higiene bucodental o falta de cuidados preventivos que con revisiones periódicas dentales pueden preverse:

  •  Caries. La falta de un cepillado regular produce la aparición de estas infecciones dentales que pueden terminar con la pérdida del diente dañado.
  •  Enfermedades periodontales. La acumulación de bacterias en la boca provoca gingivitis. Es decir, la inflamación y el sangrado de las encías. Si no se trata, estos microorganismos siguen atacando los tejidos que rodean al diente y el hueso alveolar hasta ocasionar una periodontitis, una dolencia irreversible que finaliza con la pérdida de la pieza dental.
  •  Traumatismos dentales. Los golpes en la boca y las caídas pueden hacer que se desprendan uno o varios dientes a la vez. Es clave acudir al dentista de inmediato para tratar las heridas. Además, muchas veces es posible reimplantar las piezas si estas no han sufrido deterioros de gravedad.

Consecuencias de la falta de uno o varios dientes

Las trascendencias de los efectos que producen la ausencia o la pérdida de dientes dependerán de la cantidad y la posición que ocupen los mismos. Sin embargo, en todos los casos suscitan consecuencias funcionales, estéticas, psicológicas y físicas.

  • Pérdida de hueso. La pérdida dental conlleva la remodelación del hueso de soporte de los dientes o hueso alveolar. Por este motivo las personas que llevan dentaduras removibles con el tiempo cada vez se les adaptan peor. Este es el motivo por el que un implante dental debe ponerse poco tiempo después de la pérdida dental, sino el hueso también se remodela y se pierden pudiendo necesitar procesos de regeneración ósea para poder poner los implantes dentales.
  • Problemas de fonación. La falta de dientes, sobre todo los delanteros, entorpece la pronunciación de fonemas linguo-dentales y labio-dentales, ya que para la lengua es indispensable tocar los dientes para hablar con corrección. Un inconveniente que se acentúa en los niños pequeños, quienes tienen más complicaciones a la hora de aprender a hablar.
  • Problemas en la masticación. Cuantos menos dientes se tengan, menos funcional será nuestra masticación al derivar en una peor trituración de los alimentos. Aparte, supone la pérdida de los propioceptores del ligamento periodontal que controlan la fuerza masticatoria. Masticar se hace más difícil, por lo que los trozos de comida se tragan con mayor tamaño, ocasionando un sobresfuerzo al sistema digestivo.
  •  Desplazamiento dental. Con el tiempo la boca se va readaptando a esa falta de dientes. Así, las piezas adyacentes se van moviendo con la intención de conseguir un nuevo equilibrio en la oclusión, inclinándose para ocupar el espacio libre y encontrar el contacto perdido. Esos cambios de posición provocan mayores desgastes óseos, sobrecargas musculares y pérdidas de anclaje que pueden terminar con más caídas dentales.
  • Problemas estéticos. Es el más evidente. La falta de dientes motiva una peor autoestima, se intenta ocultar la sonrisa. A ello hay que unir la progresiva deformación de los rasgos faciales. Si la falta de un diente genera pérdida de hueso, la persona presentará más hundimiento labial ya que este hueso es el apoyo de la cara. Es desdentados podemos ver un maxilar más pequeño y una mandíbula más grande, es decir, un envejecimiento facial prematuro.

Tratamientos y soluciones para las ausencias dentales

Para determinar la mejor opción, es indispensable una revisión odontológica profunda y un examen radiográfico. Por ello es muy importante acudir a un consultorio como Clínica Pedroche para poder ser valorado por expertos multidisciplinares.
Una vez determinadas las causas, nuestros profesionales propondrán al paciente la solución más conveniente para su agenesia o edentulismo:

  •  Prevención. Para evitar enfermedades periodontales que puedan acarrear caídas dentales es necesario llevar una buena higiene bucodental. Hay que eliminar la placa bacteriana y el sarro de dientes y encías diariamente mediante el cepillado y el uso de otros instrumentos interdentales como el hilo de seda o el cepillo interproximal.
  • Ortodoncia. En muchos casos de agenesia primeramente se diagnostica una ortodoncia para alinear y recolocar las piezas vecinas y así lograr el espacio necesario para los dientes que se tienen que reposicionar.
  • Implantes dentales. Es la fijación de una pieza artificial en el hueso mandibular que recupera de inmediato la imagen estética y las funciones propias del diente.
  • Puentes dentales. Son prótesis fijas o removibles que se apoyan a través de una corona en los dientes sanos y rellenan el hueco con uno o varios dientes artificiales.
  • Carillas. Son finas láminas que se pegan en la parte externa de los dientes para corregir malformaciones como los dientes conoides, que son dientes más pequeños. Al igual que en la agenesia el cuerpo intenta evolucionar y solucionar la falta de espacio bucal.
  • Prótesis removibles. Más conocidas como dentaduras postizas, son prótesis de quita y pon que se colocan sobre la encía y el hueso. Están dirigidas a personas con edentulismo total o muy avanzado. Otra posibilidad son las sobredentaduras, prótesis removibles que se apoyan sobre implantes dentales. Al carecer de paladar brindan una mayor retención, estabilidad y comodidad.

Sea cual sea el caso, ponte en nuestras manos para que juntos podamos planear el tratamiento más adecuado para ti o tus hijos. Pide tu cita en el número de teléfono 915 27 29 16 o visítanos en la calle de Bustamante 45, 1ºG, de Madrid y verás como pronto tus ausencias dentales se habrán olvidado gracias a una nueva y bonita sonrisa.

Salud Dental | noviembre 2021

Salud Dental | diciembre 2021

Implantes dentales, una solución duradera para recuperar tu salud y tu imagen

Según el Consejo General de Dentistas de España, el nuestro es el país de Europa donde más implantes dentales se realizan. Una de las causas que este organismo esgrime para justificar la expansión de dicho tratamiento odontológico es que al mismo tiempo es donde también menos se va al dentista de manera preventiva.
Salud Dental | noviembre 2021

Las ausencias dentales y la importancia de actuar rápido

Las ausencias dentales son alteraciones bucales que ocasionan graves consecuencias para la salud del paciente si no se solucionan a tiempo. Por norma general, asociamos esa falta de dientes a las personas mayores, pero puede darse a cualquier edad ya que está íntimamente relacionada con la presencia de caries, de enfermedades gingivales o periodontales, maloclusiones y algunas patologías congénitas. Antes de adentrarnos en sus secuelas y soluciones, en primer lugar deberíamos hacer una distinción entre la agenesia y el edentulismo. A pesar de que ambas dolencias suponen la falta de dientes, sus causas son diferentes.
Salud Dental | noviembre 2021

Roncar no es normal, ni en niños ni en adultos

Roncar no es normal y debe ser tratado siempre. El ronquido se define como un atragantamiento crónico leve. En sus fases más graves deriva en apnea del sueño o atragantamiento crónico grave. Es un trastorno que detiene súbitamente la respiración durante unos segundos para retomar la inhalación instantes después. Esta asfixia momentánea se repite durante todo el descanso con una media de 25-30 veces a lo largo de la noche y puede llegar incluso a ¡60 o 70!