TRATAMIENTO COMPLEJO Y SALUD: EL COMPROMISO NECESARIO ENTRE DOCTOR Y PACIENTE

Nos reunimos con nuestra paciente Patricia en El Retiro, en Madrid, para charlar acerca de su tratamiento con nosotros, uno de los más complejos ya que implicaba mucha capacidad de diagnóstico, planificación a largo plazo y la suma de varias especialidades odontológicas: implantología, orthotropics, ATM y estética. Os contamos la conversación que tuvieron el Dr. Pedroche y Patricia Bonnin.

Patricia es Profesora e Investigadora de la Universidad Rey Juan Carlos, y ha sido bailarina principal del Ballet Nacional de Paraguay. Con esta mezcla a sus espaldas, nos cuenta cómo el ballet y posteriormente la Universidad, le han marcado en su forma de trabajar y enfrentarse a tratamiento largos y complejos como el que abordamos y que ya se encuentra en su recta final. Sin el compromiso de Patricia con el Dr. Pedroche, cumplir el objetivo final del tratamiento, no hubiese sido posible. Te invitamos a conocer su historia.

Dr. Pedroche: Hola Patricia, me gustaría hablar contigo de un punto que cuando se establece una relación, (en este caso una relación médica entre paciente y profesional), al final tú eliges a un profesional porque existe una complicidad, y esa complicidad muchas veces es compartir ciertos valores comunes de la vida, de cómo eres tú o cómo vives tú tu vida o como yo enfoco mi profesión…

Tú que eres una persona que viene del mundo de la danza, una profesional del ballet, ¿cómo te ha afectado a ti, en tu desarrollo personal, la experiencia, el esfuerzo, el compromiso y la disciplina que has tenido que tener para poder llegar a ser una estrella del ballet nacional de tu país, de Paraguay?

Patricia Bonnin: Es muy importante lo que estabas comentando, el compromiso, suena a veces a cliché, no?El creer en ello, pero es lo único que te mueve a trabajar con disciplina, con constancia y con compromiso en una misma dirección para conseguir un objetivo concreto.

Esto por supuesto yo lo veo en mi antigua fase en mi profesión como bailarina de escena dónde no caben medias tintas, el compromiso para conseguir ese fin, y actualmente en el mundo de la investigación también dónde estoy metida, en el mundo de la docencia universitaria también, es vocación, es compromiso; y eso ha hecho también que me interesara mucho la propuesta de Orthotropics en línea con mi forma de vida.

Dr. Pedroche: Te he preguntado precisamente por compromiso, porque Orthotropics es un tratamiento que a diferencia de muchas otras técnicas de ortodoncia, necesita una colaboración activa del paciente. Uno de los objetivos es equilibrar el cuerpo, buscamos un desarrollo natural de la boca y que esté en equilibrio con el cuerpo, y hace falta ese trabajo en casa que implica unos padres motivados que hagan ejercicios, o un adulto que quiera emprender cambios en su vida.

Tu llevas un tratamiento ya bastante avanzado, estamos ya en una fase muy adelantada, pero yo imagino que has tenido que poner mucho de tu parte, porque el camino no es fácil.

Patricia Bonnin: Si, efectivamente. También estamos en una sociedad dónde queremos todo rápido, queremos una pastilla y conseguir el resultado, y no siempre podemos. De la misma manera que intentamos educar a nuestros hijos y tienes que ir poco a poco, como un orfebre cubriendo pacientemente todos los ángulos, todas las direcciones para ayudarles a crecer; de la misma manera creo que es necesario pensar en tratamientos en los que el resultado hay que trabajarlo, no es tan inmediato.

Dr. Pedroche: Nuestra sociedad nos lleva hoy en día a querer unos resultados rápidos y bonitos. Muchas veces no podemos, por ello te preguntaba, lo relacionaba con la danza, no creo que puedas aprender a bailar en 2 días. (Risas)

Patricia Bonnin: Claro, ese es el punto. Me ha gustado lo de resultados rápidos y bonitos, y yo añadiría pero ¿Sinceros? ¿Son de verdad? Han llegado rápido y estéticamente te cubre los requerimientos que estás buscando, pero entremedias nos estamos dejando un tramo de cosas. Esta es quizás la realidad que vive un bailarín que se va moldeando desde muy pequeño, va preparando sus músculos como si fuera un artesano, mimando sus articulaciones, haciéndolo como la gota de agua que gotea la piedra, no puede ser impuesto.

Dr. Pedroche: ¿Y la recompensa? Tú por ejemplo que has llegado a bailar en París, ¿te compensa ese esfuerzo?

Patricia Bonnin: Claro que si (risas). En una sociedad muy basada en la imagen, el hecho de hacer cosas con sinceridad, de verdad, que te salen de dentro, y que son sólidas, no son pelotazos.

Dr. Pedroche: Eso es un compromiso, ese compromiso como el esfuerzo que tú has hecho, es el que yo le pido a mis pacientes, que hagan ejercicios, que se cuiden, y generan unos cambios más estables, resultados más satisfactorios y mejores.

Patricia Bonnin: Esto técnicamente en el ballet sería ir trabajando tu cuerpo para conseguir el resultado estético que es obvio, pero..

Dr: Pedroche: Perdona que te interrumpa, a mi me encanta la imagen del ballet, la del espejo. Ese esfuerzo de mirarte en el espejo, verte reflejada y querer mejorar o querer cambiar. ¿Es una herramienta para esforzarte y generar cambios?, ¿es así?

Patricia Bonnin: El espejo es una herramienta que hay que utilizarla con inteligencia, porque no siempre está lo que ves, si no lo que tu quieres ver. Hay que tener la cabeza bien amueblada para saber por qué lo estás haciendo. Vuelvo sobre el punto de descansar sobre bases sólidas, la técnica no puede ser sólo la estética si no que hay toda una filosofía, una idea de qué consideramos qué es nuestro arte, de qué consideramos qué es nuestra salud que es perfectamente equiparable. Porque eso hace que esto no sea efímero o vacío, no?

Dr. Pedroche: Me gustaría destacar de ti 2 cosas: tu karma, (risas) lo que transmites cuando vienes a la consulta, cuando a veces te atiendo, parece que hasta se para la música. A veces la clínica es acelerada y en ese momento noto como de repente una pausa, un momento de tranquilidad que lo traes y en parte, es tu naturaleza delicada, pausada.

Para mi tu tratamiento ha supuesto un reto tecnológico, ha sido una boca compleja por esa sensibilidad. ¿Tu cómo has vivido la experiencia del tratamiento? El problema que tu tenías te había provocado limitaciones, inseguridades... ¿Por qué te decidiste iniciar el tratamiento?

Patricia Bonnin: Son varios puntos, lo de la delicadeza: los bailarines no podemos “caer” del salto, tenemos que “bajar” del salto, es diferente, pero como sensación es esa, no es esa imposición de la naturaleza de caer por la gravedad. Y es lo que vamos consiguiendo a medida que trabajamos nuestros cuerpos.

Y como hablábamos antes, no esperamos un resultado rápido, para mi, afrontar el tratamiento, me lo tome como mi disciplina de ballet: ahora toca entrenar y vamos a hacerlo que no caigamos del salto, si no que bajemos del salto (risas)

Dr: Pedroche: Eso me ha gustado, que bajemos del salto. (risas) En cierto modo, a nosotros nos pasa. Nos llegan pacientes con tratamientos muy complejos, no todo el mundo está dispuesto a hacerlo a nivel profesional, como médico, posiblemente porque no sabemos bajar del salto y también tenemos que estar preparados para el fracaso, aprender de un tema que no sale aunque con la mejor intención la quieras hacer. Y luego, poder reevaluar y con el doble de cariño y de delicadeza, solucionar lo que en un primer momento no sale como esperabas.

Porque no puedes siempre controlar la naturaleza y tienes que ir aprendiendo a escuchar al cuerpo e irle dejando llevar al camino que él quiere, para tú hacerlo en equilibrio con el resto del cuerpo. Y esa forma de decir “bajar del salto” me he sentido totalmente identificado (risas)

Patricia Bonnin: Si, porque nos entrenan metodológicamente con esas sensaciones, hasta lo noto cuando hago otro tipo de ejercicio, cuando se acaban las cuentas la gente lo suelta. No lo sueltes, lleva tu cuerpo hasta el final. Y en ese sentido es similar.

Vamos poco a poco cómo nos lleva esto, porque ojalá hubiera una receta mágica, la varita mágica, pero cada uno somos tan especiales, tan diferentes; lo que pudo haber funcionado con otra persona puede que no funcione conmigo porque tengo unos huesos más delicados…

Dr. Pedroche: Nuestros tratamientos tienen que ser muy personalizados, no vale una receta para todo, podemos tener una idea general de lo que es un tratamiento, pero aún así hay que pararse, esperar, dar tiempo, observar y ver los frutos que va dando el trabajo.

La paciencia en tu trabajo y en el mío, ¡es tan importante el tiempo para conseguir resultados! En las visitas suelo dar muchas explicaciones y la gente a veces no quería tantas, pero son importantes porque si no, no tengo ese nivel de esfuerzo y de compromiso. Todo el tiempo invertido, nos vale para conseguir congeniar con el paciente porque luego no vas a poder pedirle ese esfuerzo que necesitamos durante el tratamiento.

A nivel de resultados estéticos, con la ortodoncia, has ido notando la progresión, estamos por conseguir el resultado final (risas). Hasta ahora, toda la parte hecha, todo ese esfuerzo, ¿Ha habido algún momento de duda?

Patricia Bonnin: Yo creo mucho en el trabajo y no creo en pelotazos. Realmente me he sentido bien durante todo el tratamiento, y el último tramo que nos queda, y me acuerdo que alguna vez me preguntaste ¿pero estás cansada? ¿Quieres que paremos en algún momento? No, es hasta el final, ya está, no pasa nada. Hay que ir, no hay que lamentarse, en mi caso no ha habido dudas, ni cansancio.

Dr: Pedroche: Hablamos del cansancio porque son tratamientos muy largos en el tiempo..

Patricia Bonnin: Y hay momentos más duros, como la cirugía

Dr. Pedroche: Y hay muchos factores que nos afectan e influyen: el Covid, circunstancias familiares, mil cosas que también nos afectan en nuestra propia salud y el propio tratamiento. Te decía antes que es bueno explicar las cosas, porque yo recuerdo que me llevaste a ver un ballet y siempre te había dicho que me gustaban mucho las orquestas sinfónicas, pero que no me gustaba el ballet (risas). Pero tu como profesora de Universidad, nos explicaste el por qué de un libreto, una técnica, el esfuerzo, diferencia entre una obra y otra, ¡lo que disfrute del ballet y nunca me había llamado la atención!

Con las explicaciones que damos nosotros del tratamiento, ¿opinas que conseguimos motivaros y que entendáis el origen del problema? Orthotropics por ejemplo es una técnica que va al origen del problema y tratamos más las causas que simplemente alinear dientes.

Patricia Bonnin: Las explicaciones las necesito, soy muy curiosa y necesito saber los porqués. Volvemos al mismo punto, para creer en ello y comprometerme, para mi es el momento de aprendizaje y de ¡venga, estamos juntos en esto! No voy, te veo un rato y hasta la siguiente cita que volvamos a ajustar. No, estamos juntos en esto, lo que está pasando es esto, y guiar de la mano, saber si va implicar un poco más de molestia, hay que saberlo y afrontarlo juntos.

Dr: Pedroche: Por no hablar sólo de dientes, (risas). Cuéntanos alguna anécdota del ballet, de la danza, de alguna que me has contado en alguna ocasión que me encantan.

Patricia Bonnin: Me pones en un compromiso, pero quiero hacer alguna adecuada… ¿pero en qué sentido?

Dr. Pedroche: Cuando vimos Romeo y Julieta me gustó mucho saber la persona que escribía los textos y se consideraba que el ballet era algo para una sociedad alta o para una persona formada, por qué se quiso dar la importancia para diferenciarse en el ballet del resto. ¿Cómo fue un elemento diferenciador?

Patricia Bonnin: El ballet precisamente surge en las cortes, en un ballet italiano, renacentista dónde hay un grupo de personas que intenta diferenciarse de otro, precisamente por su forma de llevar el cuerpo. Va a ser muy importante su forma de reaccionar, su forma de expresarse.

Cuando pasa a Luis XIV, a la corte francesa, llega el momento que se torna obligatorio en la Corte, en demostrar tu autodominio, tu autocontrol. Porque se supone que ellos tenían, ya desde el Renacimiento llegando hasta el barroco, la idea de que la persona que no puede controlar su cuerpo en una danza, por ejemplo, en un Minuet, en un Paspié, que luego tampoco era capaz de controlar sus asuntos, los asuntos de su familia, de sus negocios, del Estado incluso, y por eso es tan importante la danza en la corte de Luis XIV.

Dr: Pedroche: ¿Pero todo el mundo sabía bailar en esa época?

Patricia Bonnin: Si, tenían maestros en las cortes que si se lo podía permitir la familia, lo contrataban.

Dr. Pedroche: ¿Y se cuidaban las buenas posturas? El baile te enseña a tener una posición que todos estamos perdiendo y que continuamente estamos sobre corrigiendo, nos sentamos, nos estamos encorvando perdiendo la posición, la respiración, las posturas, eso se cuidaba.

Patricia Bonnin: Era parte de ese dominio corporal que tenías que tener para demostrar que tú eras una persona solvente con las responsabilidades que te tocó afrontar en la vida.

Dr: Pedroche: Qué curioso...

Patricia Bonnin: A veces vemos como esto está denostado y dice ah bueno, hace ballet y dices, pero tú no sabes de dónde viene esto….

Dr. Pedroche: En el tratamiento yo se lo digo a los papás, tenemos que educar a los niños como decían nuestras abuelas: siéntame bien, estírate, cierra la boca al comer… estas cosas las vamos perdiendo porque al final, la forma en la que vivimos. Vivimos en una sociedad muy evolucionada pero no quiere decir que mejor desarrollada que las anteriores, y hemos ido perdiendo una serie de hábitos y buenas costumbres y buenas posturas que teníamos que nos van perjudicando a la salud.

¿Por qué al final casi todos los niños llevan aparatos de ortodoncia? Porque nuestras bocas han quedado muy pequeñitas y no acoplan los dientes, y es por algo tan simple como una mala estimulación que hemos ido teniendo por el precio de vivir mejor.

Patricia Bonnin: Y puede ir más allá también, porque todo nuestro cuerpo está expresando su estado de ánimo, está expresando nuestra situación emocional, y vivimos alineados llegando tarde a todo, entonces creo que simplemente estamos reflejando con nuestra postura todo ese peso que estamos llevando socialmente en estos tiempos que son difíciles y ahora se han sumado.

Dr: Pedroche: Y son rápidos. Cuando alguien se hace un selfie, todo el mundo cambia la postura y cuando dejamos el móvil la volvemos a perder. Y nos damos cuenta cuando nos queremos ver guapos, nos enderezamos, nos ponemos como esas imágenes que me decías de la aristocracia. Y en cambio, lo perdemos al minuto y no nos damos cuenta del esfuerzo que supone el tener buenos hábitos.

Patricia Bonnin: Siempre les digo a mis alumnos, de pecho orgulloso, de pecho Luis XIV (risas). Esto es para que se abran, ¿que estamos siempre esperando al siguiente golpe parece no?

Dr. Pedroche: La expresión corporal es muy importante, pero nadie nos ha enseñado la importancia que tiene en lo que sentimos y en lo que trasmitimos, las 2 cosas.

Patricia Bonnin: Pero no nos han enseñado tampoco ni a respirar...

Dr: Pedroche: La respiración es algo tan sencillo y tan básico, y que no lo sabemos hacer porque vivimos de una determinada forma que nos condiciona la salud. ¿Tu has sentido algo al cambiar tu boca? Decías que tu cuando bailabas, tu respiración era un factor limitante.

Patricia Bonnin: Si, era un hándicap mío no controlar la respiración y también tiene que ver con mi apretamiento dental, que aprietas todas las cadenas musculares. Y en lugar de darte alas, te frena. Pero si noto una progresión, no pienso en ello, pero un día te das cuenta que incluso para dormir descansas mejor, con una buena respiración.

Dr. Pedroche: Patricia, me encanta hablar contigo, me gustaría seguir. Te agradezco que hayas participado en este proyecto.

Patricia Bonnin: Yo mucho más que hayáis contado conmigo.

testimonios | septiembre 2021

Salud Dental | noviembre 2021

Las ausencias dentales y la importancia de actuar rápido

Las ausencias dentales son alteraciones bucales que ocasionan graves consecuencias para la salud del paciente si no se solucionan a tiempo. Por norma general, asociamos esa falta de dientes a las personas mayores, pero puede darse a cualquier edad ya que está íntimamente relacionada con la presencia de caries, de enfermedades gingivales o periodontales, maloclusiones y algunas patologías congénitas. Antes de adentrarnos en sus secuelas y soluciones, en primer lugar deberíamos hacer una distinción entre la agenesia y el edentulismo. A pesar de que ambas dolencias suponen la falta de dientes, sus causas son diferentes.
Salud Dental | noviembre 2021

Roncar no es normal, ni en niños ni en adultos

Roncar no es normal y debe ser tratado siempre. El ronquido se define como un atragantamiento crónico leve. En sus fases más graves deriva en apnea del sueño o atragantamiento crónico grave. Es un trastorno que detiene súbitamente la respiración durante unos segundos para retomar la inhalación instantes después. Esta asfixia momentánea se repite durante todo el descanso con una media de 25-30 veces a lo largo de la noche y puede llegar incluso a ¡60 o 70!
Salud Dental | octubre 2021

Diabetes y enfermedades periodontales, una amistad peligrosa.

Ya son muchos los estudios que en los últimos años han dejado constancia de la relación simbiótica que la diabetes mellitus tiene con las enfermedades periodontales. Una unión que además se torna bidireccional. Es decir, no solo la diabetes aumenta el riesgo de sufrir afecciones bucodentales, sino que éstas perjudican el control de la glucemia a los diabéticos.