ORIGEN DE LA BARBILLA

Los seres humanos modernos, los Homo Sapiens, nos distinguimos por un atributo que no tienen nuestros familiares primates: la barbilla. Pero, ¿por qué nos distinguimos con este rasgo único? ¿cómo surgió? Los científicos llevan más de un siglo preguntándoselo y existen varias teorías.

ENTREVISTA AL DR. PEDROCHE

Una de las teorías es la selección sexual, si tienes una barbilla prominente aumenta más tu atractivo. Pero una característica física, necesita una función previa antes de tener valor estético.

Otra teoría tiene que ver con el proceso de masticación. La fuerza de la masticación podría aumentar la masa ósea y producir así la barbilla, pero los Neardentalesy otros primates que no tienen barbillas prominentes, tienen una fuerza de masticación mucho más fuerte que la de los humanos.

Para resolver este enigma, el antropólogo Nathan Holton de la Universidad de Iowa, ha liderado una investigación que sugiere que la barbilla surgió de una adaptación evolutiva que involucra el tamaño y la forma de la cara, posiblemente vinculada a los cambios en los niveles hormonales al tiempo que nos volvimos seres más sociables.

Utilizando avanzados análisis biomecánicos faciales y craneales en unas 40 personas, concluyeron que las fuerzas mecánicas (incluyendo la masticación), parecen incapaces de producir la resistencia necesaria para crear un hueso nuevo en la mandíbula inferior. Parece que la barbilla emergió de una geometría simple: a medida que nuestros rostros se volvieron más pequeños, el mentón se convirtió en una prominencia ósea, un emblema puntiagudo adaptado a la parte inferior de la cara.

Los antropólogos creen que el mentón humano es una consecuencia secundaria de nuestro estilo de vida que evolucionó con los humanos modernos a cazador-recolector, y tuvieron que aprender a cooperar, intercambiar, establecer alianzas, aumentando así su seguridad y tranquilidad. El cambio de actitud llevó a reducir los niveles hormonales de testosterona y derivó cambios notables en la región craneofacial masculina: el rostro se hizo más pequeño, un cambio fisiológico que crea una oportunidad natural para que aparezca el mentón humano.

Desarrollo | junio 2020

Salud Dental | noviembre 2021

Las ausencias dentales y la importancia de actuar rápido

Las ausencias dentales son alteraciones bucales que ocasionan graves consecuencias para la salud del paciente si no se solucionan a tiempo. Por norma general, asociamos esa falta de dientes a las personas mayores, pero puede darse a cualquier edad ya que está íntimamente relacionada con la presencia de caries, de enfermedades gingivales o periodontales, maloclusiones y algunas patologías congénitas. Antes de adentrarnos en sus secuelas y soluciones, en primer lugar deberíamos hacer una distinción entre la agenesia y el edentulismo. A pesar de que ambas dolencias suponen la falta de dientes, sus causas son diferentes.
Salud Dental | noviembre 2021

Roncar no es normal, ni en niños ni en adultos

Roncar no es normal y debe ser tratado siempre. El ronquido se define como un atragantamiento crónico leve. En sus fases más graves deriva en apnea del sueño o atragantamiento crónico grave. Es un trastorno que detiene súbitamente la respiración durante unos segundos para retomar la inhalación instantes después. Esta asfixia momentánea se repite durante todo el descanso con una media de 25-30 veces a lo largo de la noche y puede llegar incluso a ¡60 o 70!
Salud Dental | octubre 2021

Diabetes y enfermedades periodontales, una amistad peligrosa.

Ya son muchos los estudios que en los últimos años han dejado constancia de la relación simbiótica que la diabetes mellitus tiene con las enfermedades periodontales. Una unión que además se torna bidireccional. Es decir, no solo la diabetes aumenta el riesgo de sufrir afecciones bucodentales, sino que éstas perjudican el control de la glucemia a los diabéticos.