ORTODONCIA BRACKETS

En muchos casos para tener una mordida correcta y contar con una sonrisa natural es necesaria la utilización de brackets. De forma coloquial son también llamados como aparato de los dientes o simplemente aparatos, pero pocos conocen cómo funcionan realmente. Por eso siempre han generado dudas y algunos mitos.

INICIO > TRATAMIENTO > BRACKETS

BRACKETS

¿QUÉ SON LOS BRACKETS?

Los brackets son el tratamiento de la ortodoncia más conocido y visible que existe. Esto es debido a que se componen de pequeñas piezas metálicas o transparentes que se colocan o adhieren a los dientes. Dicha aparatología dental es utilizada para corregir y alinear la posición de los dientes cuando estos han erupcionado de modo incorrecto o por problemas en la mordida, tales como:

  • Apiñamiento dental.
  • Dientes rotados.
  • Separación de los dientes.
  • Mordida cruzada.
  • Mordida abierta.
  • Desgaste dental prematuro.
  • Sonrisa gingival (muestra mucha encía).
  • Enfermedades periodontales.
  • Recuperación de espacios antes de reponer con implantes piezas dentales.

Aunque comúnmente se denomina así a todo tipo de aparatos dentales, en realidad este término corresponde a los aparatos que mediante un arco metálico se atan a cada diente. Para adherir estas bases al esmalte y no dañar el diente, antes de la colocación de la aparatología se trata la superficie dental con una pasta de polvo de piedra pómez y un gel especial. El arco es el que ejerce la presión necesaria sobre los dientes para nivelar y alinear en su posición natural a los dientes.

Los brackets son un tratamiento que se utiliza como método complementario en Orthotropics, en la fase de finalización. Esta técnica mínimamente invasiva incluye el uso de aparatos invisibles de expansión que se llevan tanto en la mandíbula como en el paladar y que no solo mejoran el posicionamiento dental, sino que también respetan la naturaleza de la boca y fomentan su desarrollo.

Existen muchas leyendas urbanas sobre el uso de los brackets. Una de las más comunes es el dolor que ocasionan. Los brackets no duelen, ni durante su colocación ni en su uso diario. En cada ajuste en la clínica pueden provocar alguna molestia al masticar, pero desaparece en pocos días.

También hay pacientes que pueden tener cierta dificultad para pronunciar algunas palabras, pero no impiden hablar correctamente como se suele rumorear. Además, es un problema circunstancial, ya que cuando se acostumbran a su aparatología, la fonación vuelve a ser completa.

En cuanto a la alimentación, con los brackets se pueden comer todo tipo de alimentos, incluidos los duros, fibrosos o pegajosos. La única condición es que se consuman en trozos pequeños o bien cocinados para evitar que los brackets se despeguen, se rompan o se acumulen restos de comida entre ellos.

La duración del tratamiento dependerá de la complejidad de cada caso, así como del tipo de ortodoncia que se haya elegido y la propia implicación y motivación del paciente. Los brackets pueden ser necesarios habitualmente entre 6 y 24 meses, pero hay ocasiones en que los tratamientos son más largos.

NIÑOS Y BRACKETS

Dentro de la ortodoncia infantil, no se recomienda colocar brackets a edades tempranas. Pero esto no quiere decir que no se pongan aparatos de ortodoncia a esas edades. Guiar el desarrollo con aparatos removibles como Orthotropics es la mejor opción. Los brackets se usarán como complemento cuando ya hayan salido los dientes permanentes, es decir, alrededor de los 11-12 años.

Antes de esa edad, nada más salir su primer diente de leche, es recomendable acudir al odontopediatra para que valore ciertos aspectos:

  • La respiración. Los niños que presentan ronquidos, bruxismo u obstrucción nasal frecuente, tienen una marcada respiración bucal. Cuando la respiración es predominante por la boca perdemos la función de la nariz que es filtrar y humedecer el aire, por lo que son niños más propensos a presentar amígdalas inflamadas e infecciones recurrentes. Pero sobre todo oxigenan peor su cuerpo, ya que el aire no entra correctamente.
  • La masticación. Los niños deben aprender a triturar los alimentos y así desarrollar sus maxilares. Por este motivo, un paladar estrecho o una mordida cruzada impiden una correcta masticación.
  • La postura de la lengua. La lengua tiene que estar reposando en el techo del paladar porque favorece la respiración nasal.
  • Riesgo de caries. Un niño con caries en los dientes de leche es más propenso a perder tempranamente dientes y presentar falta de espacio perjudicando el desarrollo de la boca adulta.

Entre los 5 y 7 años, dependiendo de la madurez del niño, se hacen intervenciones tempranas con aparatos removibles para ensanchar el paladar y corregir estructuras óseas que no se hayan rectificado en una etapa muy temprana.

Antes de los 10 años es indispensable que un niño sea diagnosticado por un ortodoncista para evaluar su oclusión, respiración, masticación… todos los factores que suman para tener una boca sana y con buen funcionamiento.

TIPOS DE BRACKETS

Brackets metálicos

Los brackets metálicos son los más conocidos, ya que son el primer tipo de aparato que salió al mercado. Están hechos de acero inoxidable y níquel y van cementados de forma directa sobre el diente.

Ventajas:

  • Puede ser una opción divertida y atractiva, sobre todo para los niños, al poder poner ligaduras de colores.
  • Son fuertes y resistentes a la humedad y la oxidación.
  • Son recomendables en molares, ya que es una pieza más fuerte que necesita un elemento adecuado.

Desventajas:

  • Son los que más se ven.
  • Hay que llevar una buena higiene dental para mantenerlos limpios.
  • Pueden provocar llagas o rozaduras en la boca por sus bordes perfilados.

 Brackets autoligables

Los brackets autoligables no llevan las ligaduras que les unen al arco, evitando así el uso de gomas. Estos brackets se sostienen a través de unos clips que les sujetan al arco.

Ventajas:

  • Ejercen fuerzas más ligeras y constantes en el diente, por lo que se reducen las visitas al ortodoncista.
  • Sin ligaduras de goma, mantienen un aspecto más higiénico de la boca.

Desventajas:

  • Su coste es algo superior a los brackets convencionales.
  • Siguen siendo visibles para los demás.

 Brackets de resina o policarbonato

Están elaborados con plásticos de policarbonato o resina. Se enmarcan dentro de la odontología estética ya que son transparentes y dejan ver la sonrisa.

Ventajas:

  • Son menos visibles que los metálicos.

Desventajas:

  • Se desgastan fácilmente, más cuando no se tienen los cuidados necesarios.
  • Se recomienda no consumir regularmente alimentos con un alto grado de pigmentación, como vino o café, para evitar tu coloración.
  • Se rompen con más frecuencia teniendo que reponerlos en ocasiones.

 Brackets cerámicos

Este tipo de aparatos están hechos de un material similar a la porcelana. Son traslúcidos y de color marfil o mate. Esto hace que apenas sean reconocibles para los demás.

Ventajas:

  • Son más resistentes que los de policarbonato.
  • Son la mejor opción para personas con alergias a ciertos metales como el níquel o el titanio.

Desventajas:

  • Con el paso del tiempo la porcelana tiende a teñirse y a perder su tonalidad original.
  • Son menos precisos que los brackets metálicos.
  • Son más difíciles de retirar por su alta adhesión.

Backets de zafiro

Están realizados en cristal de zafiro, siendo los únicos que no se colorean con el paso del tiempo. Conjuntamente, sus arcos y ligaduras son transparentes haciéndoles muy discretos.

Ventajas:

  • El cristal de zafiro es un material resistente.
  • Permanecen transparentes durante todo el tratamiento.

Desventajas:

  • Su precio es superior al resto por el material que se utiliza.
  • No son tan precisos como los brackets metálicos.

EN CLÍNICA PEDROCHE SOMOS EXPERTOS EN ORTODONCIA

En Clínica Pedroche en Madrid, somos especialistas en ortodoncia queremos darte el mejor diagnóstico y tratamiento dental.

Nuestra visión, es ir más allá de solucionar un problema estético o de un dolor concreto, por ello trabajamos en identificar el origen del problema. Esto es posible gracias a la visión global del Dr. Fernández Pedroche a la hora de realizar la valoración inicial, ya que aúna las tres especialidades médicas necesarias: ortodoncia, ATM e implantología, lo que permite detectar previamente cualquier problema que interfiera en la mordida del paciente y en el resultado del tratamiento.

Desarrollamos todos nuestros tratamientos desde un punto de vista general de la salud, para entender mejor el estado, las condiciones y las necesidades de la región bucodental.

Desde el primer momento, atendemos tus necesidades aplicando todo nuestro criterio profesional, con el instrumental y los equipos tecnológicos más avanzados para poner a tu disposición y mejorar tu salud general a través de nuestros tratamientos de última generación. Además, contamos con las herramientas y con un equipo multidisciplinar para atender las diferentes necesidades de tu boca.

En nuestras instalaciones, nuestra prioridad es garantizar tu comodidad desde el primer momento, para que compruebes de primera mano la excelencia de todas nuestras consultas, diagnósticos y tratamientos para solucionar el problema que te afecta, sea cual sea, mediante la acción de profesionales de distintas especialidades.