PERIODONCIA

PERIODONCIA, LA ESPECIALIDAD ODONTOLÓGICA QUE CUIDA DE TUS ENCÍAS

El periodonto es el conjunto de tejidos que rodean a los dientes manteniéndolos unidos al hueso alveolar. La propia etimología de su nombre es muy concreta, pues proviene de las palabras griegas peri, que significa alrededor, y odont, que es diente.

Dentro de la odontología existe una especialización cuyo fin es tratar la salud de esta estructura oral, previniendo y solucionando las enfermedades que afecten a las encías, al ligamento periodontal, al cemento radicular y al hueso alveolar: la periodoncia.

Esta rama de la salud bucodental es sumamente importante ya que la destrucción del periodonto puede llegar a producir la pérdida de los dientes. Por esta razón, el cuidado y la detección temprana de dolencias periodontales resulta fundamental. Tanto es así que, para fomentar la prevención y sensibilización sobre la salud periodontal, en 2014 la Federación Europea de Periodoncia (EFP) y la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) impulsaron el Día Europeo de la Periodoncia, el cual se celebra el 12 de mayo.

INICIO > TRATAMIENTO > PERIODONCIA

PERIODONCIA

LA IMPORTANCIA DE LA PERIODONCIA

La SEPA estima que las enfermedades relacionadas con el periodonto afectan en algún grado al 90% de la población por encima de los 35 años. Asimismo, también indica que solo uno de cada 10 mayores de 65 años tiene unas encías sanas. Esto es debido, fundamentalmente, a una higiene bucodental insuficiente, lo que provoca la multiplicación de la placa bacteriana y da lugar a patologías periodontales como la gingivitis y la periodontitis.

La gingivitis es una inflamación leve de la encía que está motivada por una acumulación de placa bacteriana o biofilm. Su nombre deriva de nuevo del griego gingivo (encía) e itis (inflamación) y suele causar una irritación, hinchazón y enrojecimiento en las encías y halitosis (mal aliento). Sin embargo, al no afectar al tejido óseo, es una dolencia remediable y con el tratamiento adecuado se recupera la salud bucodental del paciente. No obstante, si no se atiende aumenta su gravedad hasta ocasionar periodontitis.

La periodontitis es una infección que daña los tejidos blandos circundantes al diente y causa la destrucción del hueso alveolar. Esto se produce cuando las bacterias colonizan el espacio entre el diente y la encía, generando las llamadas bolsas periodontales. Está considerada como una enfermedad irreversible, ya que dicha eliminación paulatina del soporte óseo y gingival suele acarrear la pérdida de la pieza, siendo junto con la caries la principal causa de merma dental.

Además de la evolución de la gingivitis, la periodontitis también puede deberse a motivos genéticos y verse favorecida por otros factores secundarios como el tabaquismo, ciertos medicamentos, enfermedades sistémicas como la hipertensión arterial o la diabetes, malposiciones dentarias y las maloclusiones .

Aparte de la gingivitis y la periodontitis, la periodoncia también trata otras afecciones bucodentales como:

  • Retracción de encías.
  • Periimplantitis.
  • Regeneración mucogingival.
  • Regeneración ósea.

El periodonto se integra en el sistema masticatorio o estomatognático y está formado por la encía, el ligamento periodontal, el cemento radicular y el hueso alveolar. Estos se dividen en dos clases:

  • Periodonto de inserción. Son los tejidos que sostienen y mantienen firme al diente. Está compuesto por el cemento radicular, el ligamento periodontal y el hueso alveolar.
  • Periodonto de protección. Es la capa defensora del periodonto de inserción, constituida por la encía.

Ahora veamos más detalladamente cada una de sus partes:

  • El cemento radicular es una especie de pegamento biológico, una película dura y rugosa que envuelve la raíz.
  • El hueso alveolar es la estructura ósea que contiene los alvéolos o cavidades donde van ubicadas las raíces dentarias. Al espacio que queda entre un alveolo y otro se denomina cresta o séptum interdental. Está recubierto por el ligamento periodontal para impedir que sufra heridas durante la masticación.
  • El ligamento periodontal es un conjunto de fibras de colágeno que circundan a la raíz del diente sujetando el diente en el hueso y absorben las fuerzas generadas al masticar.
  • La encía es la mucosa que sella la unión entre los dientes y el hueso. Hace de escudo frente a los restos alimenticios durante la masticación y los microorganismos, liberando para ello un exudado bactericida conocido como fluido crevicular.

En primer lugar, el odontólogo determinará el tipo de enfermedad y su gravedad a través de un sondaje de las encías, un estudio radiográfico y el análisis del periodontograma, una ficha donde se registran los datos de cada diente del paciente tras la auscultación y que permite medir: la movilidad dentaria, las afectaciones de la furca (tejido que soporta la estructura del diente), el margen gingival, la profundidad de sondaje, el sangrado dental y las recesiones gingivales.

Una vez definido el problema a corregir se concretará su mejor tratamiento, el cual dependerá de cuán avanzada se encuentre la enfermedad, debiendo ser su intervención más invasiva según sea más grave. Todas las técnicas están orientadas a eliminar el sarro y la placa, y recuperar los tejidos blandos y duros perdidos.

  • OMI. Es el estudio de hábitos del paciente (alimentación e higiene), características de las saliva y análisis microbiológico del entorno bucal. Junto con ello se hará un análisis de la mordida. La inflamación periodontal es un 50% debido a la higiene bucal y su mantenimiento pero el otro 50% se debe a las maloclusiones y malposiciones dentales.
  • Profilaxis o limpieza dental. Es un tratamiento preventivo, que descontamina eliminando el biofilm bacteriano con aeropulidores y el sarro de los dientes sobre las encías y en los espacios interdentales del paciente.
  • Raspado y alisado radicular. Es una profilaxis profunda que limpia subgingivalmente (por debajo de la encía) el sarro y las bacterias de aquellas personas con gingivitis o periodontitis. Se realiza con instrumentos manuales como las curetas o mediante un aparato de ultrasonidos y, al ser una intervención invasiva, se utiliza anestesia local.
  • Cirugía a colgajo. Supone la eliminación de las bolsas bacterianas generadas como consecuencia de la enfermedad periodontal. Se llama así porque es necesario levantar el colgajo (la mucosa que rodea el hueso del diente) para obtener la suficiente visión para retirar el sarro acumulado, limpiar y desinfectar la zona.
  • Regeneración tisular guiada. Intervención para regenerar defectos óseos entorno a la raíz de los dientes provocados por la periodontitis.
  • Cirugía mucoginvival. Procedimientos quirúrgicos para cubrir recesiones de encía o conseguir un encía más firme que selle el paso de bacterias al periodonto.
  • Recupera la salud de las encías.
  • Mejora la funcionalidad de las encías y los dientes.
  • Erradica la placa o biofilm y el sarro acumulado.
  • Acaba con el mal aliento.
  • Desaparece el sangrado de las encías.
  • Mejora la imagen de la sonrisa con unas encías sanas y rosadas.
  • Frena la caída dental, evitando el desgaste óseo del periodonto.
  • Previene enfermedades periodontales.
  • Alarga la vida de los dientes.
  • Reduce la movilidad dental.
  • Ayuda a controlar la diabetes.
  • Disminuye la posibilidad de desarrollar patologías cardiovasculares.
  • Mitiga los riesgos de partos prematuros y bebés con bajo peso.

Para poder tratar lo mejor posible las enfermedades periodontales es muy importante detectarlas de forma temprana. Uno puede conocer si padece de gingivitis o periodontitis en caso de sufrir síntomas como:

  • Inflamación, enrojecimiento e hinchazón de las encías.
  • Encías de un color rojo oscuro o violeta.
  • Sangrado durante o después del cepillado.
  • Retracción de las encías.
  • Halitosis o mal aliento.
  • Sensibilidad dental al frío, el calor o el dulce.
  • Movilidad dental.
  • Dolor al tacto.
  • Presencia de pus entre los dientes y las encías.

Si presentas cualquiera de estas señales ponte en contacto con nosotros en el teléfono 915 27 29 16 o en la calle de Bustamante 45, 1ºG, de Madrid para que podamos valorar la situación de tu dentadura y recomendarte los mejores tratamientos periodontales para restablecer rápidamente la salud de tus dientes y encías. Un periodonto sano es la base de una dentadura fuerte, por lo que no te olvides de tus cepillados diarios y visitarnos dos veces al año para que examinemos tu boca y te ayudemos a mantenerla libre de molestias y enfermedades.

Si quieres apostar por este tratamiento revolucionario que ha obtenido un gran éxito ya en otros países, no dudes en acudir a una de las clínicas más comprometidas con su implementación en nuestro país.

El Dr. Fernández Pedroche realizará una valoración inicial global, dando una visión única en el mercado, ya que aúna las tres especialidades médicas necesarias: ortodoncia, ATM e implantología, lo que permite detectar previamente cualquier problema y recomendar los tratamientos más naturales, menos invasivos y adecuados a las necesidades de los pacientes.

Contamos con varios años de experiencia innovando con tratamientos de periodoncia, por lo que nos hemos convertido en la referencia en España para su aplicación, recibiendo clientes de distintas procedencias en nuestras instalaciones de Orthotropics en Madrid: distintos países del norte de Europa, Francia, Portugal y otras comunidades lejanas como Canarias, son algunos de los puntos desde donde viajan nuestros pacientes para comprobar la eficacia del tratamiento de periodoncia en Clínica Pedroche.