Cuando los padres se enfrentan a una elección importante como es “¿Qué tipo de tratamiento de ortodoncia quiero para mi hijo?”, surgen muchas dudas y no saben a quien acudir, preguntar o cómo buscar el más adecuado en su caso concreto, ya sea un prognatismo, mordida abierta, protusión,…

Este tema es todavía más complejo si consultamos a odontopediatras y ortodoncistas que se inclinan más por un tipo de tratamiento o por otro, dónde ambos te parecen correctos, pero no sabes cual es el mejor para tu hijo, y al final la decisión se toma: por confianza en el doctor, por el mejor precio del mercado, porque allí va toda mi familia, porque el seguro me lo cubre, porque es la que más se anuncia en redes sociales, etc, es decir, sin saber que es lo que es mejor para mi hijo.

Como padres es necesario saber qué tipos de ortodoncias existen, diferencias fundamentales entre las mismas y resultados que se obtienen, comenta el Dr. Fernández Pedroche. Existen 3 tipos de tratamientos de ortodoncia a nivel genérico: ortodoncia (alinea dientes únicamente), ortopedia (aparatos funcionales) y orthotropics (guía del crecimiento no sólo bucal, también facial).

La ortodoncia surgió hace casi 100 años en Estados Unidos con el fin de sistematizar los tratamientos de ortodoncia, así los brackets por ejemplo, son unos aparatos estándar que tratan todas las bocas por igual, al igual que más recientemente lo hacen los alineadores invisibles.

La ortopedia – comenta el Dr. Fernández Pedroche, se incorporó años después para mejorar los resultados ya que no hay dos organismos iguales. Pero anteriormente a los brackets, ya se realizaba ortodoncia guiando el crecimiento y con buenos resultados. La industria de los brackets y ortodoncia invisible han copado un mercado dental, donde prima la comodidad, la rapidez, frente a una colaboración activa del paciente y un cambio de hábitos y de estructura ósea que necesita su tiempo y que respeta lo natural y el ritmo de cada niño.

Odontólogos internacionalmente conocidos, como es el Dr. Mew, continuaron dado soporte científico a aquellos aparatos que beneficiaban el crecimiento en los niños desde un punto de vista global, tratando no sólo la salud dental del niño, si no abordando temas como el crecimiento facial, la vía aérea, la postura. Por eso, orthotropics surge hace más de 75 años, como anteriormente hicieron los padres de la ortodoncia y de la ortopedia a finales del siglo XIX.

  • La ortodoncia es la alineación de los dientes. Se enfoca en los síntomas, el apiñamiento dental, mordida abierta, prognatismo,… pero no en las causas de dichos problemas. Un ejemplo son los alineadores invisibles o los brackets, cualquier aparato que simplemente modifique una alineación de la arcada dental, pero frenan del desarrollo de la boca en crecimiento motivo por el que los resultados no siempre son estables y necesitan retención posterior.
  • La ortopedia es el tratamiento de la función bucal como causa de las lesiones óseas. Busca cambiar la forma y/o la posición del maxilar mediante aparatos removibles principalmente.
  • Orthotropics es una palabra que proviene del griego “ortos” (correcto o recto) y “tropos” (crecimiento), es decir, es el tratamiento que consiste en guiar en crecimiento de la cara y desarrollarlo de forma óptima y saludable para el paciente.

Vamos a comparar la ortodoncia y ortopedia con orthotropics, ya que las 2 primeras tratan los dientes (se asemejan más) y orthotropics trata el cuerpo y las posturas lo que mejora la respiración, es decir, trata la vía aérea y corregir la mala función de la lengua que para la ortodoncia y ortopedia no es algo a tener en cuenta.

La prioridad en ortodoncia son los dientes rectos y para orthotropics es la salud general del niño. ¿Cómo? Ensanchando el paladar para que la lengua adopte una posición correcta, y trabajando las posturas para que la mandíbula se modifique mejorando la vía aérea. Por ello hará los dientes obtendrán el espacio que deberían haber tenido en un crecimiento óptimo.

La ortodoncia – comenta el Dr. Fernández Pedroche- cambia los dientes sin ajustarse a la cara y orthotropics cambia los maxilares y la función por lo que los dientes estarán en armonía con la cara. La ortodoncia y la ortopedia se centran sólo en los dientes como la estructura anatómica determinante, mientras que orthotropics se centra tanto en el maxilar como la mandíbula.

Básicamente es que la técnica orthotropics busca el “origen” de la maloclusión con el fin de encontrar respuesta al apiñamiento o mordida cruzada del niño; mientras, la ortodoncia corrige el “síntoma” que son los dientes torcidos sin ocuparse de la causa por la que se apiñan los dientes. Por este motivo, un niño tratado con ortodoncia u ortopedia hoy en día tiene que llevar retenedor de por vida, ya que sus dientes tienden a descolocarse de nuevo; un niño tratado con orthotropics que busca el origen y actúa sobre él, no necesitará retenedores.

¿Cuál es la mejor? Desde el punto de vista del Dr. Fernández Pedroche, “depende de la implicación como padre y de la colaboración del niño”. Para padres implicados e involucrados en la buena salud de sus hijos y que van a colaborar activamente en el tratamiento, sin duda, recomiendo Orthotropics. Aunque es un tratamiento más largo, debido a que acompañamos en el desarrollo hasta el crecimiento total, es más saludable y respetuoso con el crecimiento del niño a futuro “ en mi experiencia es la mejor prevención de problemas en edades tempranas y adultas, como por ejemplo las migrañas o la apnea obstructiva del sueño que habitualmente encuentro entre mis pacientes adultos”.