A continuación os explicamos un caso reciente. Se trata del de una paciente de 28 años que acudió a nuestra consulta manifestándonos que era “apretadora de dientes” y que notaba los músculos de su boca agarrotados y desgastes severos en sus dientes.

 

Al explorar pudimos comprobar desgastes asimétricos y no acordes a la edad ni a la función de la boca en último molar derecho, que permite ver el tejido interno o dentina.

También vimos las superficies masticatorias de los molares socavadas y la cara palatina de los incisivos superiores totalmente erosionada. Descartamos la ingesta abusiva de ácidos, bebidas carbohidratadas o vómitos por anorexia, ya que todas estas opciones provocan graves deterioros en los dientes.

Al explorar la función de su boca vimos una masticación totalmente desequilibrada con una función unilateral derecha. Los desgastes coinciden con la forma en que deslizaba los dientes al masticar, etc. Estos desgastes eran apreciables en la sonrisa y preocupaban a la paciente.

 

Tratamiento

Le explicamos la situación a la paciente, que admitió usar una férula de descarga para determinar la posición de oclusión que íbamos a buscar con ortodoncia fija de brackets para conseguir cerrar espacios entre los dientes y una congruencia entre la arcada superior y la inferior. Finalmente, reconstruimos toda su mordida con material de empastes (composites) en una posición nueva. Así conseguimos un reequilibrado final de la boca con tratamiento combinado de ortodoncia y reconstrucción de las superficies masticatorias.

 

Actualmente

La paciente debe acudir a revisiones periódicas para control de su mordida y cuando sea necesario hacer ajustes mediante tallado selectivo.

 

Comentario a este tratamiento

Esta boca que no reflejaba al principio la gran complejidad que tiene, ya que los dientes están alineados, tenía un envejecimiento prematuro que nos obligó a tratarla en el momento que se diagnosticó, para evitar que los desgastes hubiesen continuado a un ritmo exponencial y, sobre todo, en forma aleatoria, por lo que en poco tiempo muchos dientes habrían tenido que ser endodonciados al presentar dolor por exponerse el nervio por los desgastes grandes.