Presentamos un caso de prognatismo mandibular. Los dentistas llamamos prognatismo a la mordida o relación entre el maxilar y la mandíbular en la que el tamaño de los huesos no está proporcionado, quedando la mandíbula por delante del maxilar. Puede ser por un maxilar pequeño, puede ser por una mandíbula grande o el problema este causado por una mezcla de ambos.

 

Diagnóstico

Presentamos el caso de un varón joven de 25 años, diagnosticado de un problema de prognatismo mandibular también llamada mordida de tipo Clase III, en este caso se da entre un maxilar bien desarrollado y una mandíbula muy grande.

 

Relevancia clínica

Un maxilar pequeño significa que no caben todos los dientes superiores en el hueso, por lo que pueden estar amontonados. En este caso a pesar del buen tamaño no ha sido suficiente para que quepan todos los dientes.

Una mandíbula grande, significa una gran desarrollo de la base ósea que permite acoplar todos los dientes inferiores.

En el momento de morder los dientes inferiores quedarán por delante o afuera de los superiores, lo harán en mordida borde a borde o invertida, causando una masticación muy forzada de delante a atrás o en apertura y cierre.

 

Evolución. Boca desequilibrada

En casos como el que presentamos, la masticación no equilibrada con poco movimiento a los lados, al estar muy bloqueada, resulta en una boca que no ha desarrollado por igual el hueso maxilar superior y la mandÍbula, por ello los dientes se han colocado de forma desequilibrada. Con el tiempo sufrirá problemas por la mala función que realiza (daños periodontales o daños articulares).

 

Tratamiento Actualmente

Usamos durante 4 meses un expansor fijo en el paladar que permita desarrollar una proporción ósea más favorable.

A la vez ponermos brackets en la mandíbula y vamos construyendo una nueva mordida mediante ajustes mensuales.

Posteriormente también se ponen brackets en la arcada superior para hacer congruentes ambas arcadas.

 

Actualmente

Finalmente, en este caso hemos conseguido una buena compensación dental de un problema óseo, con una función masticatoria más equilibrada que la que tenía el paciente.

 

Comentario a este tratamiento

Esta forma de tratar es una de las muchas posibilidades terapéuticas. Llevamos muchos años tratando casos graves de prognatismo con ortopedia (disyuntores) en niños y adultos. Con esta aparatología conseguimos en la  mayoría de ocasiones para pacientes cuyos casos han sido catalogados de resolución quirúrgica (cirugía ortognática), una solución con aparatos rutinarios en las consultas dentales sin tener que recurrir a una intervención traumática. Con estos aparatos hemos conseguido una boca equilibrada que permite una buena función y por lo tanto una supervivencia de su aparato masticatorio por muchos años.