Presentamos el caso de un niño de dos años que se golpeó los dientes en una caída accidental en casa. Con estas edades lo esencial al recibir un trauma en dientes de leche es evitar que se genere un daño en el diente que se está formando debajo que debe durar toda la vida.

 

Diagnóstico

En la exploración se aprecia inflamación de los tejidos que rodean el diente y un pequeño corte en el labio. El padre refiere que le parece que el diente se ha movido.

A través de una radiografía observamos que el incisivo central (el segundo por la izquierda) se ha desplazado y se ha ensanchado el ligamento que lo sujeta.

 

Pronóstico

Se le informa de la situación y le recomendamos dieta blanda y un analgésico si refiere dolor. Informamos al padre de que el diente se puede poner más oscuro, puede salir un granito de pus (fístula) debajo del mismo o es posible que aparezca una inflamación importante por un abceso, por lo que cuando note cualquiera de estos aspectos debe acudir a la consulta. Programamos una cita de revisión en dos meses, mientras siga asintomático.

Un tiempo después, el padre aprecia el cambio de color. Esto se produce porque el nervio ha perdido su vitalidad al desplazarse el diente. Por eso, como es un diente que no cambiará hasta los 7 años decidimos tratarlo y eliminar el nervio afectado con una pulpectomía.

 

Tratamiento

La pulpectomía consiste en hacer un pequeño acceso por al cara posterior del diente, para acceder al conducto interno y eliminar los restos de nervio dañado, rellenando con una pasta antiséptica. El proceso se realiza bajo los efectos de anestesia local, como en adultos.

Se tarda unos treinta minutos, pero a estas edades tenemos una colaboración casi nula del niño, por lo que una vez bien anestesiado, se hará el tratamiento con rapidez, porque incluso en niños tranquilos es complicado.

En ocasiones en las que no podamos lograr colaboración por parte del niño, podemos realizar este tratamiento con la ayuda de un anestesista, que lo dormirá poniendo una mascarilla sobre su cara. Aseguramos la vía aérea y se despertará inmediatamente tras terminar el tratamiento, por lo que se irá a su casa media hora después de finalizar.

 

Alternativa al tratamiento

Podemos optar por no tratar el diente. En este caso, si aparece cambio de color se revisará y ante la aparición de infección activa (fístula o abceso) se extraerá el diente temporal luxado para no dañar el definitivo que está debajo.